Perder con dignidad y ganar también

La derrota forma parte del fútbol y de la vida. La manera de caer es importante.


Ayer para el valencianismo fue el día del fútbol y el balance no fue excesivamente bueno. Estamos inmersos en la fase decisiva de la temporada y el resultado de cada partido se analiza desde la perspectiva del balance del año.

Por la mañana, en Primera División Femenina, el equipo dirigido por Cristian Toro apuró sus opciones para jugar la Champions League el año que viene. El Valencia dispuso de un penallti a favor en el minuto 80 para llevarse el partido pero el lanzamiento de Mari Paz fue detenido por la portera del Atlético de Madrid. El equipo blanquinegro, eso sí, dio una lección de orgullo en el Cerro del Espino tras pasar un mes muy complicado.

Poco después, Claudio Bravo, en el Camp Nou, también detenía un penalti a Parejo que evitó el empate. Pese a la derrota, el primer equipo masculino bailó al Barça en su propio estadio en una primera parte para enmarcar. Ver al Barça perder tiempo desde el minuto 85 es un premio menor y escaso pero permite digerir la derrota con más facilidad porque conlleva cierta satisfacción.

Y, sin interrupción pero a kilómetros, a las seis de la tarde en el Antonio Puchades, el juvenil A jugaba el último partido de Liga. Necesitaba ganar o empatar al Torre Levante y que el Villarreal empatara o perdiera en Alicante contra el Hércules ya descendido. Al descanso, los futbolistas blanquinegros se enteraron de que el equipo groguet iba ganando 0-3. La motivación para afrontar la segunda parte, lógicamente, no fue la misma. El Torre Levante consiguió empatar pero el Valencia, en el último suspiro, hizo el gol de la victoria. Para acabar subcampeón del grupo VII de la División de Honor Juvenil y demostrar que se puede perder de muchas maneras, incluso, ganando.

Ésa, sin duda, fue la lección del día. Ahora bien, la jornada no sólo trajo la versión más honrosa de la derrota. El Valencia es tan grande que gana hasta en los peores días. Por la mañana el club blanquinegro se convirtió en campeón de la Liga Autonómica Infantil gracias a una generación a la que le queda mucho camino por recorrer pero que deslumbra con su juego.

 

AMUNT!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *