El fútbol pierde en Palma

El Valencia CF Femenino recibió un arbitraje escandaloso en su visita al Collerense.


Lo concreto

Ya hemos puesto en valor muchas veces el esfuerzo que hacen todas las jugadoras de fútbol femenino. Cómo en ocasiones se pasan el fin de semana en el autobús para jugar a kilómetros de distancia y el lunes por la mañana tienen que ir a clase o al trabajo. En el caso concreto del Valencia Femenino estamos hablando de un grupo de jugadoras ejemplar. Un equipo que lo deja todo en los entrenamientos y en los partidos. Unas futbolistas y un cuerpo técnico que está consiguiendo éxitos sin precedentes gracias al trabajo bien hecho y a la pasión con la que viven el deporte que aman. Por eso, bajo ningún concepto, merecen el trato que recibieron el domingo pasado por parte del árbitro. Rubén Martín García despreció la ilusión y el esfuerzo del Valencia y no hay derecho

Lo general

No es la primera vez esta temporada que el Valencia Femenino recibe un arbitraje infame. En Badajoz contra el Santa Teresa el linier denunció en comisaría haber recibido presiones del presidente de la Federación Extremeña en el descanso. El árbitro se inventó un penalti en la segunda parte que supuso la derrota del Valencia. Y ahora sucede esto en Mallorca. Los árbitros en la Primera División Femenina pertenecen al Colegio Territorial del equipo local y parece evidente que este hecho genera corruptelas.

Las medidas

El Valencia puso a sus servicios jurídicos a trabajar tras el escándalo en Extremadura y ahora ha anunciado el mismo procedimiento tras lo sucedido en Mallorca. Estamos viendo en los últimos tiempos cómo Amadeo Salvo va ganando peso en la Federación Española de Fútbol y este tema requiere soluciones drásticas. Hay que invertir más en el fútbol femenino por respeto a las jugadoras, a los aficionados y a los propios clubes. Hay que pagar el viaje a los colegiados para que arbitren en otras comunidades autónomas y así evitar tentaciones. Es una premisa básica para que la competición pueda ser tomada en serio. A raíz de estos vergonzosos sucesos el Valencia tiene la oportunidad de hacer mejor el fútbol femenino.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *