El reto de Aurelio

El presidente de la Fundación es una persona juiciosa que siempre transmite una actitud positiva


Lo dijo ayer Aurelio Martínez bien claro: “lo único que pedimos es plazo, no podemos devolver el dinero en un año”. Si Társilo Piles estuvo de 2009 a 2013 al frente de la Fundación, que paciencia no tendremos con Aurelio. El actual presidente comentó cuando llegó que se iría a los seis meses cuando estuviera todo arreglado. Seis meses después la mala noticia es que no está todo arreglado. La buena es que Aurelio sigue presidiendo la Fundación. Él no tiene necesidad de figurar ni de buscarse un jornal. Es un hombre juicioso y responsable además de transmitir alegría y una actitud positiva. Ahora toca sentarse a refinanciar. Queda la duda de que con Bankia en el proceso judicial desde el inicio la jueza vuelva a anular el aval. Pero la alternativa, de momento, no existe. También fue claro Aurelio Martínez en este sentido “quien venga a comprar deberá pagar, mínimo, 250 millones” y esto será una mala noticia si sucede porque Aurelio ya no será presidente de la Fundación “yo antes me iré”.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *