La rivalidad contra el Sevilla

El equipo del barrio de Nervión no ha sido bien recibido en Mestalla últimamente


El Sevilla no ha sido un equipo demasiado querido en los últimos tiempos. En primer lugar, el equipo andaluz, casi desde Bilardo, por su idiosincrasia, nunca ha generado excesivas simpatías en ningún sitio. Aquí a Javi Navarro se le quiere pero es el único de una larga lista que puede empezar en Martagón y acabar en Fernando Navarro. Adúriz y Jonas entre otros han sufrido las malas artes sevillistas. La semifinal en Europa League de la temporada pasada fue el punto culminante del desencuentro que tenía un importante precedente en el partido de final de Liga en el Sánchez Pizjuán que dejó al Valencia fuera de la Champions. Todo eso es cierto pero el Sevilla, con todos los respetos, no tiene mimbres para ser el enemigo número uno del Valencia. El equipo andaluz, por historia, está un escalón por debajo.

De hecho, tradicionalmente, o por lo menos desde hace casi 30 años uno de los adversarios que generaba más animadversión en Valencia era el Betis tras pactar un empate con el Cádiz que descendió al club de Mestalla a Segunda División. Por oposición entre Betis y Sevilla, el equipo del barrio de Nervión era, incluso, apreciado.

Por otra parte, la eliminación del año pasado en Europa League también dejó una lectura muy positiva entre el valencianismo pese a la derrota. El Sevilla cae mal y eso es inevitable pero se han alcanzado cotas de antagonismo exageradas. La presentación de Negredo fue una vergüenza que estos días ha habido que recordar. El partido contra el equipo de Emery tiene que servir para destensar el ambiente y la mejor manera de hacerlo es con una victoria que evidencie que el Sevilla no puede ser EL RIVAL con mayúsculas.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *