Una junta tranquila

El nivel de crítica a la gestión del consejo fue mínimo


Todavía no han quedado claros los motivos por los cuáles el Valencia CF no permitió que se grabaran imágenes o audios de la junta general de accionistas. Al final no se produjo ningún ataque al presidente que pudiera ser utilizado en la posteridad ni ningún accionista dio motivos para que la reunión se considerara un circo. Siempre podrán argumentar los rectores de la entidad que esta versión de la junta fue posible debido a su medida censora. Eso ya nunca lo sabremos.

De hecho, los únicos fogonazos surrealistas fueron provocados por Amadeo Salvo y Aurelio Martínez. El presidente del Valencia aseguró que la venta del Valencia había  sido "una de las transacciones más limpias del mundo del fútbol". Si esto es cierto no queda más que compadecerse de las demás aficiones porque el sainete aquí ha sido lamentable. Desde la creación de una comisión en la que las cuatro partes interesadas estaban representadas que a la postre no sirvió para nada pasando por la guerra mediática, la venta del club ha sido de todo menos ejemplar.

Por su parte Aurelio Martínez señaló que  se tuvieron que enterar de la venta del club "en una junta de accionistas como ésta". Ya recordamos ayer que el presidente de la Fundación y del Valencia CF, el 10 de diciembre del año pasado día de la última junta de accionistas, estuvieron reunidos por la mañana con Peter Lim, Bankia y la Generalitar para vender el club. Por eso no se entiende ese razonamiento. Tal vez, en este punto, se explique la censura. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *