La junta del 10 de diciembre

Aquel día empezó el proceso de venta


Hoy hay junta general de accionistas que, sin que haya empezado, quedará para el recuerdo como la de la censura. Entendemos que haya medios de comunicación y aficionados que traguen con la versión del club de intentar no mostrar el 'circo' de la junta. Es natural siendo ellos los responsables del cachondeo del que han sido objeto los intervinientes. Nosotros en ese sentido estamos liberados porque el año pasado en este mismo editorial hablamos del ejemplo de dignidad que habían dado los accionistas del Valencia que salieron al púlpito y antes no existíamos. Por eso, ahora podemos sospechar que la prohibición de tomar imágenes y cortes de voz es una medida para desvirtuar la crítica que se le pueda hacer a Amadeo Salvo.

Ya ha pasado casi un año desde la última junta general que se celebró el 10 de diciembre de 2013. Aquel día Bankia con una torpeza sorprendente asumió el papel de verdugo. Faltó el respeto a los valencianistas anunciando en plena reunión de los accionistas que el club se vendía. Otros fueron más listos poniendo cara de póquer por el ultraje. Después se supo que esa misma mañana Aurelio Martínez y Salvo habían estado reunidos con la entidad financiera para venderle el club a Peter Lim.

De hecho, hasta que se supo que el presidente del Valencia y de la Fundación habían apostado por Peter Lim, en ese impasse, la afición se empezó a organizar. Se creó un colectivo de colectivos que programó una concentración contra Bankia y la Generalitat para el 20 de diciembre. Dos horas antes de la protesta el presidente del Valencia realizó una rueda de prensa para anunciar la oferta de Peter Lim. Las casualidades, en este caso, no existen. Veremos qué pasa hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *