La Due Diligence inicial

Poner el informe de KPMG como base para realizar las ofertas fue el principio de un proceso de venta vergonzoso y explica por qué Aurelio no puede cumplir sus compromisos


En según qué medios ha pasado algo inadvertida la rueda de prensa de Aurelio Martínez del pasado martes por la noche pero su importancia es capital por lo simbólico y por el contenido. Fue la última comparecencia del catedrático de Economía como presidente de la Fundación del Valencia CF  y esto permite empezar a hacer balances.

Hay un tema fundamental que lo explica casi todo y no se comenta demasido. Hablamos de la Due Diligence encargada por el club a KPMG. Ese estudio incompleto sirvió para que los interesados realizaran sus ofertas. El proceso se fue envenenando, aparecieron las trincheras y los intereses pero la primera piedra para construir una venta vergonzosa fue esa auditoría de KPMG. Las ofertas se emitieron en función de un informe que no explicaba la verdadera realidad del club.

Así se entiende que después Peter Lim, una vez elegido como la mejor oferta, pudiera poner unas condiciones muy ventajosas para él. La aparición de las contingencias a raíz de su propia Due Diligence dejaron en nada la capacidad negociadora de la Fundación. La auditoría inicial de KPMG explica por qué ahora Aurelio Martínez no pueda hacer valer sus compromisos públicos como el de la transparencia, o que los 20 criterios de valoración que firmaron él y Amadeo Salvo fueran papel mojado. Si se quieren dirimir responsabilidades habría que empezar por ahí. ¿Quién hizo el encargo de la Due Diligence inicial y quién la presentó como base para realizar las ofertas? Que todo haya acabado aparentemente bien no es óbice para reconocer que todos han puesto de su parte para que el proceso de venta haya sido lamentable. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *