El búnker

La Ciudad Deportiva de Paterna se está ‘bunkerizando’


Nos advertía Rufete a los periodistas hace unos meses con respecto a la llegada del nuevo dueño  de que todo iba "a cambiar muchísimo, ya no vais a tener tanta libertad de movimientos por la Ciudad Deportiva".  Pero el mánager general deportivo no ha podido esperar al nuevo dueño porque, en realidad, el nuevo orden en Paterna, lleva su firma.

La dirección deportiva está levantando un muro que impide el acceso a la mayoría de campos. La obra todavía no está acabada pero desde principio de temporada todos los entrenamientos de las categorías inferiores son a puerta cerrada.  Hay argumentos de peso para ello: padres y representantes pueden interferir más que ayudar en el desarrollo del trabajo. De hecho, Madrid, Barça y media Europa tienen ciudades deportivas impenetrables para las personas ajenas al club. Con este tipo de iniciativas siempre pagan justos por pecadores, es decir, padres con actitudes ejemplares, aficionados que disfrutan viendo entrenar a los chavales  y periodistas con un mensaje constructivo que hacen llegar el día a día de lo que sucede en Paterna a los valencianistas. Aún así, aunque no nos guste, entendemos la medida.  

Cuando empezamos a cubrir la información del Valencia CF nos llamó la atención que los entrenamientos a puerta cerrada no fueran tales. Desde algún punto siempre se podía ver las evoluciones del equipo, incluso, cuando entrenaban en el Antonio Puchades (Mini Estadi).

Así las cosas, no hay que olvidar que el Valencia es una institución privada y que puede hacer lo que considere oportuno. Dicho lo cual, tampoco es necesario perder ese aire familiar. La Ciudad Deportiva de Paterna era diferente por su accesibilidad. Querer parecernos a los grandes en todo no tiene por qué ser siempre bueno.      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *