Bendito pero problema

La gestión de vestuario será más difícil por la escasez de partidos oficiales al no estar en Europa


No jugar en Europa es un gran inconveniente en sí mismo. Por prestigio y por cuestiones económicas. Sin embargo, tiene una parte positiva en el sentido de que permite concentrar todos los esfuerzos en Liga. Teniendo en cuenta que la Copa del Rey dura sólo dos meses el resto de la temporada el Valencia tendrá, en la mayoría de ocasiones, una semana para preparar los partidos.  

Ahora se da la circunstancia de que el equipo blanquinegro jugará tres partidos seguidos de Liga y Nuno ya ha anunciado que hará rotaciones pero esa no va a ser la dinámica habitual, sobre todo, si el equipo sigue sumando buenos resultados. Por muy bien que entrene un futbolista es difícil para un entrenador introducir modificaciones en el once titular si se obtienen victorias y esto puede acabar frustrando a los futbolistas que están fuera del once.  

No va a ser fácil para Nuno mantener enchufada a toda la plantilla si los suplentes ven cómo pasan las jornadas y no juegan ningún partido. Los futbolistas son, en este sentido, egoístas por definición. De la capacidad que tenga Nuno para mantener un ambiente sano y competitivo dentro de la plantilla dependerá la suerte del Valencia esta temporada.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *