Lo que implica Negredo

La bomba de Nuno es una realidad


Costó mucho más de lo previsto, tanto que, seguramente, de haberlo sabido, Nuno no hubiera dicho nada en rueda de prensa el pasado viernes.  Pero sí, al final hubo bomba y de las gordas. Aunque genere más o menos adhesiones nadie puede poner en tela de juicio que Negredo es uno de los mejores delanteros del mundo. Se puede entrar en el debate de si es caro o barato pero seguramente eso dependerá de su rendimiento. También se puede juzgar con cierta lógica la idoneidad de gastar 30 millones de euros en una posición en la que el Valencia ya cuenta con dos excelentes delanteros. Debates que son oro para los oídos tras meses enfrascados en la venta. 

Sin embargo, la contratación de Negredo es significativa por muchos motivos más allá del salto de calidad que supone para la plantilla. En primer lugar cabe reseñar ahora que se ha cerrado el mercado de altas y bajas que hemos asistido a meses de intoxicación informativa con el anuncio de numerosos fichajes de relumbrón. Nada nuevo en el mundo del fútbol pero sí llamativo en el entorno del Valencia cuando la lógica, como hemos explicado aquí muchas veces, decía que Peter Lim no iba a hacer contrataciones alejadas del perfil de un fondo de inversión mientras que no fuera el dueño del Valencia. Algunos ayer, recién caídos del guindo lo explicaban como una obviedad con la misma soltura que anunciaban la llegada de Jackson Martínez, Enzo Pérez o uno mejor dos días antes. Negredo jugará en el Valencia porque se ha buscado una fórmula que no comprometa la inversión de Peter Lim hasta que no sea el propietario del club. Es decir, en previsión, dentro de un año. No antes. No había 50 millones para gastar este verano, ni siquiera 5.

También, se puede interpretar fácilmente la llegada de Negredo como una señal irrefutable de que Peter Lim tiene claro que acabará siendo el dueño del Valencia. Sería tan trágico que resulta impensable que no suceda. Es obvio que el año que viene el Valencia sin Lim no podrá permitirse pagar 30 millones de euros por ningún  futbolista.    

Ahora bien, en medio del humo en el que hemos vivido emerge Negredo como una realidad y también implica otra lectura importante y mucho más positiva. En el verano de 2015, cuando el Valencia pague 30 millones por el delantero madrileño, Peter Lim estará asumiendo una barbaridad de dinero por un jugador que lo ha elegido la secretaría técnica del club con criterios puramente deportivos. Una evidencia más que esperanzadora del talante del nuevo Valencia que se viene con el magnate singapurense. Ojalá que llegue cuanto antes el acuerdo definitivo. De momento, sólo con la proyección hemos pasado a vivir en una realidad muy diferente y mucho mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *