No está mal para empezar

El Valencia sacó un punto del Sánchez Pizjuán en el primer partido de Liga.


Puede ser que alguien pensara que el nuevo Valencia iba a ganar 0-3 en el Sánchez Pizjuán sólo por el hecho de empezar una nueva era. Tal vez, por eso, se sientan decepcionados. Sin embargo, el partido deja muchas más lecturas positivas que negativas. Veníamos advirtiendo del riesgo que supone tener una plantilla joven, sobre todo, en compromisos exigentes en las artes del 'otro fútbol'. Y, en ese sentido, el Valencia superó la prueba con nota en territorio hostil. No se dejó amedrentar, compitió y el dedo de Otamendi advirtiéndole al árbitro tras recibir una fea entrada debe señalar el camino.

Porque los equipos y, especialmente el Valencia atendiendo a su historia, se deben construir por la defensa. No lo va a tener fácil Mustafi con el recital que dio ayer Ruben Vezo. Al joven portugués no se le conoce ningún error en el campo desde que es futbolista del Valencia y ayer, además, tuvo una actuación decisiva. El gol encajado hay que atribuirlo más a la habilidad de Bacca y a no saber parar la contra en el centro del campo.

Así pues, con un hombre menos sobre el terreno de juego se puede dar el empate por bueno. Ya es oficial que el Valencia no va a ganar todos los partidos de la temporada pero veremos cuántos puntos consiguen los grandes en el Sánchez Pizjuán. No conviene lanzar las campanas al vuelo pero la decepción tampoco parece justificada. Las sensaciones que dejó el Valencia en el Sánchez Pizjuán son buenas.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *