La manifestación

Seguimos inmersos en días históricos


Ayer fue un día intenso e importante y los que quedan. Dos acontecimientos sobresalieron en la actualidad valencianista. Por un lado, el presidente Amadeo Salvo se fue a Singapur y por otro lado, miles de seguidores valencianistas salieron a la calle para decirle a Bankia que le venda a Lim.

La afición sale a la calle

El presidente Amadeo Salvo pidió a los aficionados el pasado sábado que había que empezar a moverse y que necesitaba la gasolina de la gente. Los valencianistas a través de las redes sociales organizaron una concentración para el miércoles a las 20.00 horas. Sin embargo, al club, por lo que se puede deducir, no le hacía mucha ilusión esta convocatoria. Dos horas antes de la concentración, los medios oficialistas hablaban de una cadena humana para el domingo a las 18.00 horas restándole valor a la cita que estaba a punto de acontecer. Además, una hora antes de que comenzara la reunión de cerca de 4.000 aficionados, el primer equipo salió a entrenar en sesión abierta al público en la Ciudad Deportiva de Paterna. De ambas circunstancias se puede extraer la conclusión de que en el club no tenían mucha confianza en que la gente respondiera o que había algo que no les cuadraba. En esta ocasión Salvo no fue valiente. Pero esto, evidentemente ,no es lo importante.

Lo importante es que la gente fue en masa pese a los mensajes confusos y la expectativa de algunos de que fuera un fracaso. Es una demostración de fuerza muy importante que en pleno mes de agosto se reúnan 4.000 personas en la ciudad dispuestas a contravenir la Ley haciendo una manifestación sin permiso y, obviamente, hacerla. Es una prueba de que le gente está muy cansada y no puede más. Los cánticos a favor de Lim y de Salvo y en contra de Bankia fueron la tónica. Pero tal vez, en estos casos sea más efectivo llamar a la puerta de la Generalitat. Los políticos son más permeables a este tipo de protestas que los bancos y más aún con elecciones cerca. Una llamada de Fabra a Rajoy y de Rajoy a Goirigolzarri puede ser una manera de desatascar la situación, o tal vez no. Pero el caso es que el valencianismo se ha pronunciado con claridad meridiana. O por lo menos una buena parte de él. El domingo habrá más, como ya se ha anunciado. Hay más de 30.000 entradas vendidas y un público diferente al de la Liga. Que el domingo sea 17 de agosto y el plazo para que acabe el contrato de exclusividad entre Meriton y Bankia sea el día 15 debería hacernos indicar algo importante: la venta parece que se va por los aires.

El viaje de Salvo a Singapur

En buena lógica el presidente del Valencia debería viajar a Madrid para entrevistarse con Bankia. Si la entidad financiera es el problema allí está la solución. O, como hemos comentado, a la puerta de la Generalitat. Pero que viaje a Singapur es, de entrada, extraño, algo merecedor de un explicación. Hasta que llegue podemos suponer algo parecido a lo anterior y es que la venta se va por los aires. Se especula con que es Peter Lim quien le ha pedido que vaya. Se quiere entender que no le va a hacer ir para decirle que se retira. Pero bueno, también podría ser que Salvo viaje de motu proprio para pedirle al magnate singapurense que no se vaya tras haberse entrevistado en Manchester con los asesores del asiático. En cualquier caso la cosa pinta fea.

Queda el consuelo de que el gigante dormido despierta. La afición manda. Esperemos que el señor Lim vea el vídeo que hemos hecho de la manifestación. Se ve la ciudad preciosa. Dan ganas de invertir.

Amunt València!      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *