El Valencia va muy bien

El equipo de Nuno se impone al Benfica pese a empezar perdiendo y termina ganando la Emirates Cup. El técnico valencianista prueba con sus dos sistemas tácticos a lo largo del partido y ambos le dan resultado. Guardado como mediocentro y Piatti los mejores.


Hablábamos en la previa de la especial relación que habían establecido en los últimos tiempos Benfica y Valencia. Las palabras del entrenador de 'Las Águilas' Jorge Jesus menospreciando al club de Mestalla hace pocos meses y la desbandada de jugadores encarnados hacia las filas blanquinegras le daban al partido cierto aroma de rivalidad. Pero a la hora de la verdad el equipo de Nuno fue muy superior al conjunto portugués que, a estas alturas de la temporada, parece menos hecho que el Valencia. Lo de Enzo puede ser la puntilla…   

Al igual que el día anterior poco ambiente en el Emirates de inicio que se fue caldeando conforme pasaban los minutos a la espera del encuentro posterior entre el Arsenal y el Mónaco. Nuno sigue probando fórmulas tácticas y contra el Benfica, de inicio, apostó por el 4-4-2. La defensa fue la misma que el día anterior salvo que Gayá ocupó el lugar de Cissokho. En el centro del campo Parejo y Guardado fueron los dos 'ochos' encargados de mover el equipo. Por las bandas se situaron Piatti y Feghouli y en punta Alcácer y Carles Gil. Aún, prácticamente, no había empezado el partido y el Benfica ya había marcado el primer gol. Una mezcla de error y desgracia en el centro del campo provocó que el Valencia perdiera el balón en zona comprometida. El equipo portugués aprovechó la circunstancia y armó una contra letal que acabó con el balón en las botas de Derlei que no perdonó frente a Yoel. El portero gallego, que no pudo hacer nada, no olvidará sus primeros minutos como valencianista. El equipo de Nuno recuperó la compostura tras el inicio nefasto. El Valencia, como viene siendo habitual trataba de imponer su juego y ser protagonista a través de la posesión pero el partido no tenía un dominador claro, tenía ritmo pero faltaba precisión y sobraban errores defensivos por los dos bandos. Guardado cumplía en su posición de mediocentro pero faltaba la pausa de Parejo. Piatti estuvo a punto de empatar en el minuto 9 tras recibir un pase de Feghouli, el argentino se buscó el espacio en el área y su disparo dio en el poste. A partir del minuto 20 el Valencia se hizo dueño del encuentro. Los jugadores de naranja manejaban el cuero, Feghouli estaba muy activo y Guardado y Piatti lo intentaba desde fuera del área. A la media hora Paco Alcácer se desmarcó de forma brillante y llegó a conectar un cabezazo tras un centro de Feghouli pero el balón que superó al portero benfiquista por arriba se fue ligeramente desviado. Lo seguía intentando el Valencia con un peligroso disparo de Parejo rechazado por Moraes. La lógica y la naturaleza del partido indicaban que el empate estaba cerca. Sin embargo, antes de llegar al descanso, el Benfica amenazó la portería defendida por Yoel con un par de contragolpes y, sobre todo, con un violento disparo lejano de Jara que repelió el travesaño.

Tras el descanso salieron al campo Javi Fuego y los ex benfiquistas André Gomes y Rodrigo sustituyendo a Carles Gil, Feghouli y Parejo. Esto supuso volver al 4-3-3 con Rodrigo partiendo desde la posición de extremo derecho. El Valencia empezó creando peligro por medio de un centro de Alcácer al que no llegó por poco Piatti y, en el minuto 49, los futbolistas de naranja empataron el encuentro. Piatti recuperó el balón en posición adelantada, lo cedió a Guardado que contemporizó al borde del área esperando la llegada de Gayá por la izquierda. El canterano no se lo pensó y disparó a puerta y, con la colaboración de Moraes, hizo su primer gol con el primer equipo. La jugada resumió las intenciones del Valencia, presionando arriba y generando peligro. Diez minutos después del primer gol se repitió la jugada con una incorporación de Gayá por la banda izquierda. En esta ocasión, el canterano centró para el remate de Alcácer, Moraes despejó como pudo y Piatti recogió el rechace para enviar el balón al fondo de las redes. Tal y como sucedió el día anterior, el Valencia había remontado pero, en esta ocasión, no se dejaría volver a empatar.  El Valencia estaba cómodo sobre el terreno de juego, con Guardado jugando bien en corto y en largo. El mexicano redondearía su actuación con una gran jugada, conduciendo el balón desde el centro del campo hasta el borde del área, recortando a un defensor y disparando con la derecha. De nuevo, la  inestimable colaboración de Moraes permitió que el esférico se alojara dentro de la portería. El Valencia certificaba la victoria y su buen partido con el 1-3.  Conforme pasaban los minutos el Benfica, por primera vez, asumió el protagonismo del encuentro. El equipo de Nuno le dejaba hacer replegado. El técnico portugués sustituyó a De Paul por Piatti que completó una gran actuación. El Valencia, con poco, tuvo otra ocasión clara de gol. El recién ingresado en el campo De Paul disparó al 'muñeco' tras una gran asistencia de Alcácer. El carrusel de cambios continuó con la entrada de Rober Ibáñez por Guardado. Esto provocó que el equipo volviera al 4-4-2. Por primera vez, la dupla atacante la formaron Alcácer y Rodrigo aunque no tuvo demasiada trascendencia porque el Benfica seguía jugando en campo del Valencia. Eso sí, los futbolistas de naranja generaban peligro cada vez que salían a la contra.  También es cierto que Gayá sacó un balón en la línea de gol tras un cabezazo a saque de esquina. El partido ya estaba acabado antes de que finalizara. Entraron Jaume y Ramírez por Yoel y Alcácer. De los últimos diez minutos cabe rescatar  un paradón de Jaume a disparo de Derlei  y una ocasión del Valencia que era más difícil de fallar que de meter. Rodrigo puso un pase de la muerte que no llegó a conectar ni Rober ni De Paul.

De esta manera, y con la derrota del Arsenal contra el Mónaco, el Valencia se proclama campeón de la Emirates Cup. Jugó mejor que el equipo francés en la jornada del sábado y ganó con suficiencia al Benfica. El balance es excelente. Obviamente, no conviene elaborar discursos triunfalistas en pretemporada pero desde la prudencia se puede concluir que, de momento, el Valencia va muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *