Piano, piano

El Valencia CF mejora su juego, la imagen y el resultado en la segunda parte jugando con un sistema táctico diferente al de primer tiempo. El equipo blanquinegro pierde el partido en la tanda de penaltis y permite al Alianza de Lima sumar el primer punto para América.


Titulábamos la crónica del partido contra el Núremberg como 'Prueba y error' y, siguiendo la misma línea, en esta ocasión cabría hablar de 'Prueba y error, prueba y acierto'. Y es que, el Valencia fue uno en la primera parte con un sistema táctico, 4-3-3, y fue otro en la segunda con el 4-2-3-1.   

Pobre entrada para ver al Valencia en Lima. Veremos si en Chile el equipo blanquinegro genera más expectación. Nuno, en la primera ocasión que tuvo, puso a la pareja de moda en el valencianismo: Rodrigo y Alcácer. Sin embargo, no se puede decir que el Valencia saliera con dos delanteros, si acaso, con tres. Piatti por la izquierda y Alcácer y Rodrigo turnándose en el centro y la derecha formaron un tridente atacante que supuso una variante táctica inexplorada hasta el momento. En el centro del campo el técnico portugués no utilizó la idea de jugar con dos 'ochos'. En la sala de máquinas dispuso un triple pivote con Parejo y André Gomes protegidos por Javi Fuego un poco más retrasado.  

 

El partido empezó bastante igualado con el Valencia queriendo llevar el peso del partido sin conseguirlo. Muy pronto, en el minuto 12, el Alianza de Lima se puso por delante. El delantero  Guevgozian le ganó la partida a Joao Pereira en el segundo palo. Su testarazo golpeó en el poste y, el mismo jugador, remachó a la red con Alves vencido. El resultado en contra hizo que el Valencia reaccionara y empezara a imponer su juego. Prueba de ello fue un  disparo de Piatti desde la izquierda tras una jugada masticada, con posesión larga y vertical en los últimos metros. Empezaban a aparecer Parejo y André Gomes. Una buena noticia por separado y una gran noticia conforme se asociaban. Sin embargo, el equipo peruano avisó a balón parado con un saque de falta de Landauri. Diego Alves despejó a córner con apuros. Y, en el saque de esquina, con relativa facilidad, el Alianza de Lima hizo el segundo por medio de Montes. La defensa valencianista, bastante descoordinada vio cómo el balón pasaba por delante de unos y por detrás de otros sin que ninguno pudiera hacer nada. A la media hora de juego Nuno cambió a Diego Alves por Jaume debido a que el portero brasileño se lesionó. El Valencia reaccionó con cabezazo de Alcácer pero poco más. El segundo gol fue un golpe bastante serio porque, durante bastantes minutos, los blanquinegros desaparecieron del partido. La primera parte acabó con un disparo de Alcácer desde fuera del área marca de la casa: seco y con efectos extraños.

En el segundo periodo entraron De Paul, Barragán y Rober y salieron Rodrigo, Joao y Parejo. Los cambios equilibraron el dibujo táctico con dos jugadores de banda definidos: Piatti por la izquierda y Rober por la derecha. Por su parte, De Paul estrenó demarcación por detrás de Alcácer. Los efectos del cambio de planteamiento fueron inmediatos sobre el juego. De Paul tuvo un buen remate que sacó el portero con una gran parada y, a continuación, lo intentó Piatti. A este buen inicio de la segunda parte la faltaba algo de continuidad hasta que André Gomes hizo magia por la parte izquierda del área. El portugués recortó por dos veces a su defensor y su centro fue rematado por Alcácer con la espuela a las redes. El Valencia volvía a estar en el partido y todo indicaba que, jugando así, no tardaría en empatar. De Paul hacía daño en la mediapunta y André Gomes cada vez jugaba más cómodo. En el minuto 60 el equipo de Nuno igualó la contienda. Un saque de falta fue rematado por Víctor Ruiz al larguero con un buen cabezazo. El rechace fue aprovechado por Otamendi para rematar a puerta vacía. El Valencia tenía el partido en sus manos. Rober por la derecha y Piatti por la izquierda generaban peligro cada vez que recibían. Nuno movió el banquillo y entró Gayá en el lugar de Piatti. El Valencia apretaba en busca del tercero. Estuvo a punto de llegar con dos lanzamientos de falta, el primero de Alcácer y el segundo de De Paul. Si la balanza estaba desnivelada, el encuentro se puso mucho más favorable para el Valencia cuando un futbolista peruano fue expulsado por doble amonestación. Quedaban diez minutos para llegar al final. Gayá tuvo una gran oportunidad pero el guardameta del Alianza volvió a salvar a su equipo. En otra ocasión Alcácer no pudo conectar con limpieza otro gran pase de André Gomes. Pero los minutos pasaban y el Valencia no era capaz de anotar el gol definitivo. Así las cosas, para definir al ganador hubo que recurrir a la tanda de penaltis.

Empezaron lanzando los peruanos que fallaron el tercer penalti, o mejor dicho lo detuvo Jaume. Por parte del Valencia anotaron todos: Alcácer, Otamendi, André Gomes y Barragán. La responsabilidad del quinto penalti, que de haberlo marcado hubiera supuesto la victoria del Valencia, fue para De Paul. El futbolista argentino, lamentablemente, no consiguió hacer el gol de la victoria. Así pues la tanda continuó a muerte súbita. Marcaron Javi Fuego y Víctor Ruiz y Rober falló cuando antes lo había hecho un peruano. A continuación marcó Gayá y Jaume. La rueda volvía a empezar para el Alianza tras diez lanzamientos al haber sido expulsado un jugador durante el partido. Lo curiosos fue que también empezó para el Valencia porque Cissokho se olvidó de tirar y nadie cayó en la cuenta. Tras marcar el futbolista peruano, Alcácer, en esta ocasión, envió el balón al larguero. De esta manera el Alianza de Lima se impuso al Valencia consiguiendo el trofeo del partido y el primer punto para América en la Copa. Cabe recordar que los equipos ganadores suman puntos para sus continentes. Tras las dos victorias del Mónaco y la de Fiorentina, actualmente el marcador es 4-1 a favor de Europa.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *