Hasta que pite el árbitro

Otra vez el tiempo añadido privó al Valencia de conseguir el objetivo. El equipo de Pizzi hizo un gran partido en el Santiago Bernabéu, se adelantó en dos ocasiones pero finalmente no supo cerrar el marcador.


Que los partidos duran 90 minutos más el tiempo añadido es una consigna que debe repetir Juan Antonio Pizzi en el vestuario. Venía el equipo deprimido, hundido tras el varapalo de la Europa League y volvió a aparecer la casta y el orgullo. El Santiago Bernabéu estuvo a punto de presenciar una victoria del Valencia seis años después. El empate, aún así, tiene un efecto regenerador fundamental y el escenario le da al resultado una trascendencia excepcional. También la forma de conseguirlo: aunque el Madrid tuviera bastantes más ocasiones, el fútbol lo puso el equipo de naranja  

Pizzi presentó una variación táctica en el once titular al no alinear a ningún jugador ofensivo de banda izquierda. Parejo fue el responsable de ocupar esa zona del campo. Por otro lado, aunque se anunció que Pizzi llevaría las Google Glass lo cierto es que las gafas se las pusieron algunos miembros del banquillo. Se hacía difícil imaginar al técnico argentino con probaturas. de ese tipo. El detalle contribuyó a la sensación de falta de tensión con la que empezó el Valencia. En el minuto 3 el Madrid llegó con mucha facilidad . Una pared en el borde del área permitió a Cristiano Roaldo encarar sólo a Diego Alves. El portero brasileño hizo una gran parada. La primera de muchas. Poco después Benzema remató un centro de Bale . Una ocasión generada también por cierta endeblez defensiva. Pese a los problemas en la zaga, el Valencia, cuando tenía el balón lo jugaba con acierto. Al equipo de Pizzi le costó al principio asimilar el cambio táctico. El Valencia tenía un dibujo defensivo, un ordenado 4-4-2 y otro ofensivo, con Parejo jugando por el centro y la banda izquierda entera para Bernat. Un sistema que necesita las ayudas constantes y la solidaridad en el esfuerzo. Una subida de Bernat , por ejemplo, exigía que Keita y Mathieu acudieran al rescate dado que Parejo no hacía la cobertura. El equipo, en este aspecto estuvo muy bien. El futbolista de Coslada sería protagonista por su gran actuación como distribuidor de juego y por sus llegadas al área. Al cuarto de hora remató de cabeza un balón que pudo desviar Diego López y repelió con violencia el larguero. Los futbolistas valencianistas asumían el protagonismo del partido, se jugaba a lo que ellos querían. Mediada la primera parte el Madrid tuvo una serie llegadas al área resueltas todas por Diego Alves con solvencia. El Valencia tocaba el balón en el centro del campo y el Madrid amenazaba con la calidad de sus futbolistas ofensivos. Parejo, definitivamente, empezaba a sentar cátedra como ya hizo en el Camp Nou. Se le veía cómodo con el balón en los pies moviendo al equipo, tirando caños y autopases. Keita seguía en su línea espectacular de los últimos partidos, dando equilibrio al equipo, recuperando balones y dándoles la salida adecuada. Lo mismo que Javi Fuego, siempre competente en una labor más gris. Feghouli también cumplía sobradamente en ataque y en defensa. Faltaba que los delanteros, Vargas y Alcácer, entraran más en contacto con el balón. A falta de cinco minutos, el Madrid tuvo una buena ocasión tras un disparo de Cristiano desde fuera del área tras una carrera en diagonal.

Respondió el Valencia retrucando con un zambobazo de Feghouli que obligó a Diego López a hacer un paradón. En el saque de esquina posterior, el Valencia consiguió adelantarse en el marcador. El balón desde el córner, llegó milagrosamente a la cabeza de Mathieu al que no le hizo falta saltar rodeado de rivales para rematar de cabeza a las redes. Así se llegó al descanso con el Valencia por encima en el marcador y habiendo demostrado poso de gran equipo.

El encuentro empezó la segunda parte con un ritmo más alto, por momentos, como un correcalles. El Madrid reclamó un penalti en el minuto 50 por mano de Joao y, en la jugada siguiente, el Valencia estuvo cerca de hacer el segundo con un remate de cabeza tras saque lateral de falta. Los locales respondieron con dos disparos peligrosos de Di María, que salvó Alves, y de Isco, que se marchó ligeramente desviado. El Valencia había perdido la pausa y el control del esférico. Pizzi le recriminaba a Joao que subiera tanto al ataque temiendo darle espacios al Madrid. De nuevo, Diego Alves salvó a su equipo a disparo de Cristiano. El Valencia se encerraba atrás y aguantaba las embestidas del Madrid. Por lo menos, hasta el minuto 60, cuando el equipo merengue hizo el empate. Un centro al área encontró a Cristiano Ronaldo sólo en el segundo palo, porque su marcador, Joao, se encontraba en el suelo. El centro de Cristiano con la cabeza fue aprovechado por Sergio Ramos para, también con la testa, batir a Diego Alves. Pero el Valencia no le perdió la cara al encuentro. Tras el gol, recuperó otra vez la posesión. Cinco minutos después del empate Keita recuperó un balón en el centro del campo ante dos rivales, imponiendo su fuerza y su clase. La jugada acabó en la banda derecha y el centro raso de Feghouli encontró a Parejo que envió el balón esquinado imposible para Diego López. El Valencia volvía a recuperar la ventaja en el electrónico. Acto seguido, sin tiempo para celebrar el tanto, Diego Alves, por enésima vez, le sacó un balón a Cristiano Ronaldo. Pizzi decidió dar entrada a Jonas por Paco Alcácer que se retiró con molestias en la espalda. El segundo gol pareció dejar desconcertado al Madrid. El Valencia se volvió a hacer el dueño del partido, combinando con precisión y soltura el centro del campo. En el minuto 70 el que reclamó penalti fue Parejo que se internaba en el área entre dos contrarios. El Madrid seguía teniendo el peligro evidente por sus individualidades pero poco más. El Valencia estaba, incluso, jugando a placer, algo peligroso en el Bernabéu si no lo aprovechas para matar el partido.  Se acababa el tiempo y los locales se desesperaban. El Valencia empezó a provocar interrupciones y alargarlas lo máximo posible. A falta de tres minutos para llegar al tiempo reglamentado Parejo se lesionó y salió al campo Rubén Vezo. Un cambio netamente defensivo para aguantar el chaparrón final. El árbitro volvió a sacar la tablilla de cinco minutos, como una terapia perversa tras lo sucedido en Mestalla el jueves pasado. Así las cosas, el Madrid consiguió empatar el partido con un remate de tacón de Cristiano Ronaldo. Pizzi, en el tiempo añadido, siguió insistiendo con los cambios de perfil defensivo y se marchó Vargas para que ingresara en el campo Barragán. Aún pudo marcar el Madrid en una ocasión de Morata en fuera de juego. Afortunadamente el síndrome de la tablilla de cinco minutos no pasó a mayores.

De nuevo, el Valencia dejó de ganar por un despiste en los instantes finales. De nuevo, el partido deja multitud de lecturas positivas. El Valencia funcionó individual y colectivamente. El partido es una demostración de carácter tras el varapalo del jueves pasado. Este equipo tiene orgullo y se lo hace sentir a sus aficionados.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *