El Valencia tira el partido y, probablemente, sus aspiraciones europeas en Liga

El equipo de Pizzi no supo gestionar la ventaja de dos goles conseguida en la primera parte y se queda a 8 puntos del Villarreal en la lucha por la séptima plaza.


Fue un partido extraño y algo loco. Repite constantemente Pizzi que su equipo necesita ir al límite para poder sacar adelante sus compromisos. Y ahí precisamente estuvo la clave. El equipo salió al campo en la segunda parte demasiado acomodado por la ventaja obtenida en los primeros 45 minutos. El Valencia firmó su sentencia que afecta también a sus posibilidades para alcanzar la séptima plaza europea. Además de las circunstancias que marcaron el transcurso del partido, el hecho de que solo valiera la victoria confieren al encuentro un claro sabor a derrota.

La principal novedad no obligada del once dispuesto por Pizzi fue la salida del equipo de Antonio Barragán. También llamó la atención la presencia de Vezo ya que Senderos parecía estar en disposición de jugar. El resto del equipo fue el previsto dadas las bajas. El partido, prácticamente, empezó 0-1. En el segundo 9, Keita hizo el primero. Sacó de medio campo el Almería, con pase hacia atrás, el centrocampista repitió la acción hacia el defensor y el central hizo lo mismo erróneamente con el portero. Keita, que había seguido la jugada con la intensidad que pide su técnico y el corazón que se exige él mismo se econtró sólo ante Esteban y, al primer toque, definió con solvencia. Un gol histórico que es seguro el más rápido en la historia del Valencia y a falta de que se terminen los debates, probablemente, el más rápido de la historia de la Liga. El Almería quería llevar el peso del partido, no le quedaba otra, pero el gol le había afectado en su confianza defensiva. Tanto que, en el minuto 5, Vargas, en clara desventaja, fue capaz de anticiparse a dos defensores almerienses en un balón que se había quedado muerto dentro del área. El Valencia estuvo a punto de hacer el segundo. Seguía en estado de shock del Almería, Corona perdió un balón fácil en el medio del campo. Lo recuperó Alcácer que avanzó un poco y envió un misil desde fuera del área que salió ligeramente desviado. Impresionante disparo. Al cuarto de hora Joao Pereira inició una carrera desde el medio campo, hizo una pared en la frontal del área y se plantó ante Esteban que consiguió desviar el disparo del portugués. El Valencia no necesitaba crear juego o dominar el partido para generar ocasiones clarísimas de gol. Cada vez que llegaba sembraba el pánico en la portería de Esteban. El arranque del partido había sido muy positivo para el equipo de Pizzi con un pero: estaba perdiendo la oportunidad de matarlo. El Almería estaba dando muchas facilidades pero los valencianistas también se mostraban inspirados. Feghouli y Vargas estaban afilados y Parejo entraba en contacto con el balón y mostraba el nivel que le ha convertido en el líder del equipo sobre el campo y en uno de los mejores centrocampistas de la Liga. Pero el resultado era demasiado corto y en el minuto 22 el Almería gozó de una buena ocasión para empatar tras un centro peligroso de Suso. Poco después, Javi Fuego acudió a solventar un error de Vezo en el salto y, en el límite, salvó el disparo de Aleix Vidal que encaraba a Guaita con ventaja. Como suele ser habitual, el mediocentro valencianista se convertía en Javi apaga-Fuegos . En la siguiente jugada Vargas tuvo otra gran oportunidad para distanciar a su equipo en el marcador. Tras un envío en largo ganó la posición al defensor y golpeó el balón por encima del portero. Se fue por poco.  Se llegaba a la media hora de partido y, más que juego, había una sucesión de acciones próximas al gol. El Almería crecía en el plano ofensivo e inquietaba la portería defendida por Guaita. Sin embargo, fue el Valencia quien puso tierra de por medio en el marcador. Un pase largo fue bajado al césped por Vargas que se lo entregó a Feghouli. El argelino aguantó y, en el momento preciso, le puso un pase a Vargas bombeado a la espalda de los defensores. El chileno se encontró sólo frente a Esteban y evitó al portero asturiano colocando el balón pegado al palo izquierdo. El Valencia aumentaba su porcentaje de efectividad y conseguía despegarse del Almería en el marcador. La nota negativa de la primera parte la puso la lesión de Keita que  tuvo que dejar su posición en el campo a Oriol Romeu. Una lástima porque el futbolista de Malí estaba, en los ultimos partidos, adquiriendo el tono físico. Oriol se situó en la posición de Parejo y el centrocampista de Coslada ocupó la demarcación de  Keita algo más adelantado. La primera parte acabó con el Almería reclamado un penalti inexistente por manos de Mathieu. Lo cierto es que el equipo andaluz estaba demostrando bastante amor propio y no le perdía la cara al partido

La segunda parte empezó con un disparo peligroso de Suso que detuvo Guaita. Seguía el mismo ritmo de ocasiones de los primeros 45 minutos. El Valencia trataba de controlar el partido a través de la posesión. Pero un nuevo disparo de Suso fue rechazado por Guaita al borde del área pequeña. Por allí apareció Óscar Díaz que se adelantó a los defensores para poner el 1-2 en el marcador. El Almería volvía al partido y el público empezaba apretar. Sin tiempo para asumir la nueva situación del partido, el equipo andaluz consiguió el empate. Soriano envió un pase interior a Corona que venía desde atrás y, con un buen control, se quedó sólo frente a Guaita. El centrocampista almeriense envió el balón al fondo de las mallas. Las facilidades defensivas concedidas por el  Almería en la primera parte parece que tenían que ver con el lado del campo porque el Valencia recogió el testigo cuando le tocó defender esa portería. Los méritos acumulados por el equipo de Pizzi saltaban por los aires en un pestañeo. El Almería, además, venía crecido y empujando desde atrás mientras que ahora, el que acusaba los golpes era el Valencia. Poco a poco, los jugadores de naranja volvieron a tomarle el pulso al encuentro pero los que tuvieron otra oportunidad de marcar fueron los almerienses por medio de otro disparo de Suso, esta vez con la derecha, que Guaita no fue capaz de atajar. El balón se paseó muy cerca de la línea de gol. Pizzi decidió mover el banquillo. Lo cierto es que el Valencia necesitaba cambiar algo. O incluso, cambiar mucho. Feghouli dejó el terreno de juego y entró Fede. Lo intentaban los visitantes pero la defensa almeriense se mostraba menos insegura que en el primer periodo. Aún así, el equipo de Pizzi empezaba a combinar con criterio gracias al trabajo de Oriol y Parejo. Como al Valencia el empate le valía prácticamente lo mismo que la derrota,  Pizzi decidió quemar las naves a falta de un cuarto de hora para que acabara el partido dando entrada a Jonas por Javi Fuego. El Valencia, definitivamente, se había hecho dueño del balón y encerraba al Almería en su campo. Pero cuando los andaluces salían a la contra amenazaban la portería de Guaita mientras que al Valencia le costaba generar peligro. Lo consiguió Parejo con un gran disparo desde fuera del área. Esteban despejó, pero en su caso, sin dar opción a los delanteros a coger el rechace. Alcácer también la tuvo tras un excelente pase de Jonas. Los minutos se consumían y el Valencia. al final, ni siquiera tuvo opción de encerrar a los andaluces en su campo. El árbitro señaló el final el encuentro.

Un mazazo a la trayectoria del equipo que se había vuelto a ilusionar con la posibilidad de conseguir la séptima plaza. Lo cierto es que quedan 24 puntos por disputarse y el Villarreal está a ocho puntos. Sin embargo, ahora toma más relevancia el debate sobre si conviene ahorrar esfuerzos en Liga para dedicarlo a la Europa League. Lo que es evidente es que el equipo va justito entre esfuerzos y lesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *