Justicia final

El Valencia, en la última jugada del partido, consiguió meterse en la eliminatoria que se perfilaba casi imposible con el cero a uno en contra. El gol de Postiga hizo justicia a los méritos acumulados por ambos equipos.


Pese a lo que presentíamos en la previa, Pizzi prescindió de los futbolistas de banda que tan buen rendimiento dieron frente al Levante. De esta manera, Feghouli y Piatti se quedaron en el banquillo y sus puestos los ocuparon Fede y Bernat. Las otras grandes novedades del once fueron la presencia de Javi Fuego, Guardado y sobre todo Míchel que ha abandonado el ostracismo que sufría con Djukic.

El encuentro empezó con los dos equipos estudiándose, contemporizando ante la perspectiva de un partido de 180 minutos. La grada se animaba cantando el 'a por ellos' y el equipo  correspondía con un acercamiento en el que Hélder Postiga no pudo conectar el remate de cabeza. En el minuto 10 fue Parejo quien lo intentó desde fuera del área tras una buena jugada de Míchel. Eran aproximaciones sin peligro pero el Valencia iba poniendo cerco a la portería rival y cada vez jugaba con más fluidez en ataque. En labores defensivas conseguía robar el balón con rapidez por lo que no pasaba apuros. A la media hora, coincidiendo con una fase de juego en la que el Atlético estaba teniendo más presencia en campo valencianista, Raúl García gozó de una buena oportunidad tras encañonar a Guaita desde dentro del área. El portero valencianista pudo despejar el balón a córner. Pero el equipo colchonero estaba creciendo. Pasaban los minutos y al Valencia le seguía faltando claridad de ideas en la zona de tres cuartos. A falta de dos minutos para llegar al descanso una contra del Atleti pudo acabar en gol si Diego Costa no se hubiera perdido en sucesivos recortes. La primera parte terminó sin ninguna ocasión clara de gol. Un partido bastante táctico en el que los dos equipos habían priorizado el orden defensivo intentando limitar los errores.

La segunda parte empezó con el Valencia más volcado sobre la portería colchonera. A los cinco minutos un disparo de Bernat desde la frontal con la derecha puso en serios apuros a Courtois. El público reclamó manos del defensor en el posterior disparo de Míchel. La grada volvía a entonar el 'a por ellos'. El Valencia encerraba al Atlético con varios saques de esquina consecutivos.  Los entrenadores empezaron a mover el banquillo. Pizzi respondió al cambio de Simeone que dio entrada a Arda por Guilavogi con la sustitución de Míchel por feghouli. El de Burjassot se marchó del campo ovacionado tras haber realizado un gran partido. Fede se colocó por detrás de Postiga y la banda derecha quedó para Feghouli. En el minuto  70 la suerte del partido cambió para el Valencia. El Atlético de Madrid dispuso de dos saques de esquina seguidos y,  en el segundo de ellos, el despeje de Guaita brindó en bandeja la posibilidad para que Raúl García enviara el balón a las redes. Cero a uno y un grave error individual dejaba a eliminatoria muy cuesta arriba. La respuesta por parte del Valencia llegó con un disparo de Canales con mucha intención desde fuera del área que Courtois despejó con una palomita. Sería el principio del recital del portero francés. Canales había salido al campo por Bernat unos minutos antes. También ingresó en el terreno de juego Piatti en lugar de Fede. El Valencia no tenía otra opción que lanzarse al ataque con el consiguiente peligro que esto generaba por las contras del Atlético de Madrid. En el minuto 81 el Valencia tuvo una oportunidad clara para empatar. El potente disparo de Piatti fue repelido por Courtois y el rechace fue enviado por Canales por encima del larguero. Feghouli continuaba con el estado de gracia exhibido frente al Levante. Una progresión suya desde la banda derecha de fuera hacia dentro acabó con el argelino lanzando un potente disparo que Courtois, ya convertido en héroe, logró despejar. En el tiempo añadido el fútbol fue justo con el Valencia que no lo dejó de intentar alentado por la grada. En el último ataque Guardado avanzó por la izquierda. Su centro al segundo palo llegó a Feghouli que se encontraba sólo. EL argelino golpeó el balón de volea y su centro fue rematado por Postiga a gol. El delirio se desató en Mestalla. El empate a uno deja la eliminatoria abierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *