Todo mal

El Valencia pierde en San Mamés pese a adelantarse en el marcador en el primero minuto de partido. Tras cuatro jornadas el equipo sigue con cero puntos en la clasificación.


Hasta ahora, pese a las derrotas, el Valencia había dejado algún resquicio para la esperanza. En los dos primeros partidos, contra Las Palmas y el Éibar, el equipo generó muchas más ocasiones de gol que su rival y en el tercero, contra el Betis, tuvo un arrebato de orgullo que estuvo cerca de darle los tres puntos con una desventaja de dos goles en el marcador y un jugador menos sobre el campo. Sin embargo, nada se puede rescatar del partido que ha disputado el Valencia en el nuevo San Mamés. Nada.

Decía Pako en la previa que no iba a renunciar a su estilo de juego pero no fue así. El Valencia no tuvo ningún criterio sobre el césped. Y eso que empezó ganando el partido desde el minuto 1 con un gol de Medrán tras una jugada eléctrica en la que también participaron Munir, Rodrigo Moreno y Nani. Parecía que la suerte del equipo cambiaba. Era el momento ideal para poner en práctica el fútbol que persigue el entrenador y controlar el partido a través del balón. Es evidente que el rival también juega y que el Athletic en San Mamés siempre exige mucho. Pero el Valencia no fue capaz de trenzar una jugada con más de dos pases seguidos. Desparecieron de forma alarmante los centrocampistas. Parejo, el jugador más importante, hizo un partido lamentable, Medrán estuvo ausente y Mario Suárez, de momento, no ha demostrado tener el nivel mínimo para vestir la camiseta del murciélago. De esta manera, el partido fue volcándose sobre la portería de Diego Alves.

Susaeta perdonó el empate en el minuto 16 y poco después, el portero valencianista detuvo de manera providencial un disparo de Williams tras un clamoroso error de Mangala. El equipo de Pako Ayestarán se veía superado constantemente. Así llegó el gol de Aduriz que marcó de cabeza tras un saque de falta lateral en el minuto 23. Con la igualada en el marcador el partido siguió con la misma dinámica. El Valencia era incapaz de sugerir su plan de partido y, mucho menos, de imponerlo. Además, se mostraba impotente para contener las acometidas del Athletic. Los centrales se mostraban nerviosos y se sentían desprotegidos. Hubo un chispazo ofensivo en una jugada entre Mario Suárez y Parejo que acabó con disparo de Rodrigo Moreno pero en el minuto 40, de nuevo Aduriz, dejó en evidencia el sistema defensivo valencianista haciendo el segundo gol.

Cabía esperar, al menos, un arranque de orgullo tras el descanso como sucedió contra el Betis pero el Athletic siguió llegando con comodidad al área defendida por Diego Alves que evitaba que la renta de los locales fuera mayor. La mejor oportunidad para empatar la tuvo Rodrigo Moreno en el minuto 63 pero falló a bocajarro tras una gran jugada de Nani. El hispano brasileño fue sustituido poco después junto a Mario Suárez por Santi Mina y Joao Cancelo El Athletic seguía perdonando ocasiones y el Valencia mostraba una imagen de equipo impotente, sin ideas y sin capacidad de ejecución. Así se llegó al final del partido, con una nueva derrota en el zurrón, cero puntos en la clasificación y sin poder rescatar nada positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *