La fragilidad defensiva condena al Valencia

El equipo de Pako Ayestarán no pudo hacer frente a los tres goles encajados en la primera parte en los tres únicos ataques de la Unión Deportiva.


Cuando a Pako Ayestarán le preguntaron en la previa del partido por los problemas defensivos del Valencia dijo que había que marcar “un gol más que el rival”, prácticamente, asumiendo que su equipo estaba condenado a encajar algún tanto. Sin embargo, era difícil prever que el Valencia se fuera al descanso habiendo recibido tres goles en tres ataques de la Unión Deportiva Las Palmas. Y así, lógicamente, es muy difícil ganar. Y resulta imposible si, además, falta puntería en ataque. Y eso que el Valencia se puso por delante en los primeros minutos del partido. Y eso que el equipo blanquinegro fue un torrente de fútbol y generó multitud de ocasiones. El Valencia quiso pero no pudo.

La noche empezó bien en Mestalla con el gol de Santi Mina tras un saque de esquina en el minuto  5 y con la reconciliación del público con un futbolista vital como Parejo.  El Valencia controlaba el juego, quizá a un ritmo demasiado lento para inquietar a Las Palmas pero el marcador a favor reducía las urgencias. Cancelo y Montoya se asociaban bien por la banda derecha y el partido parecía seguir el rumbo deseado. Pero en el minuto 15, en el primer ataque de Las Palmas, el equipo canario empató el partido.

El Valencia no se descompuso y siguió mandando en el partido. Pero la situación se complicó en el minuto 23 cuando el árbitro interpretó como penalti una entrada de Cancelo en una zona del área en la que había poco peligro. Jonathan Viera no perdonó desde los once metros.

Al Valencia le costó más encajar el segundo golpe y, a la media hora de juego llegó el tercero del equipo canario obra de Prince Boateng. El partido se le había escapado al Valencia entre las manos y ahora estaba muy cuesta arriba.

Afortunadamente para los intereses blanquinegros la reacción fue muy rápida. Después de un saque de esquina el balón llegó al segundo palo y Santi Mina fusiló a gol el esférico para poner el 2-3 en el marcador.

Mestalla bramaba y Gayà, con una acción por la izquierda, levantó al público de sus asientos. El Valencia no daba ningún balón por perdido y atacaba con todo. Adennour se anticipaba al rival, Parejo distribuía con criterio y Cancelo dejaba detalles de calidad.

Se llegaba al final de la primera parte y Parejo tuvo la oportunidad de empatar con un golpe franco desde el borde del área.

Pako trató de ajustar la defensa en el descanso dando entrada a Mustafi por Vezo. El Valencia salió con la misma actitud dominadora y moviendo el balón con fluidez hasta la zona de peligro. Paco Alcácer, en el 47, puso un ‘pase de la muerte’ que no encontró rematador. Las Palmas respondió con un contragolpe y, por primera vez en el partido, su ataque no terminó en gol.   

En el 54, Álvaro Medrán le dio un balón de oro a Santi Mina que encaró sólo a Javi Varas. Desgraciadamente el delantero gallego no estuvo acertado en la finalización. El Valencia estaba acumulando mértios suficientes para empatar. El equipo de Pako Ayestarán encerraba al rival en su área y las oportunidades se sucedían. Los locales entraban por ambas bandas y por el centro y Javi Varas se tenía que multiplicar para atajar todo el peligro.

 Pasado el minuto 60 el Valencia bajó la intensidad ofensiva y, probablemente por eso, en el 66, Bakkali entró al terreno de juego por Montoya para darle más chispa al ataque. Funcionó porque el Valencia volvió a tomarle el pulso al duelo. Paco Alcácer envió un balón al larguero poco después.

Mestalla agradecía a su equipo el esfuerzo pero los minutos iban pasando. El Valencia no sólo no pudo empatar sino que acabó encajando otro gol en un contragolpe en el que Las Palmas atacó con cinco jugadores y sólo defendía Bakkali. El 2-4 final reflejó el trabajo realizado por ambos equipos en las dos áreas pero no lo acontecido en el resto del campo donde el Valencia fue muy superior a su rival. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *