Jugamos como nunca y perdimos como siempre

El equipo dirigido por Ayestarán fue superior a su rival y generó muchas ocasiones de gol pero la falta de puntería y la actuación arbitral le privaron de llevarse algo positivo del Bernabéu.


Es cierto que el Valencia fue muy vulnerable en defensa y que Diego Alves tuvo que salir al rescate en varias ocasiones. Pero el verdadero héroe del partido fue el portero del Real Madrid. El flamante finalista de Champions generó menos oportunidades de peligro que el equipo dirigido por Pako Ayestarán que fue un vendaval en la segunda parte. Al Valencia le pesó la falta de acierto de cara a portería y la actuación del colegiado que dio por válido un gol ilegal del Real Madrid y estuvo tendencioso al final del partido con el 3-2 en el marcador.  

 El choque en el Bernabéu empezó con dominio de los locales. El Valencia apenas pasó de medio campo en los primeros minutos pero estaba bien colocado sobre el terreno de juego.  Desde esa solidez táctica el equipo de Ayestarán fue perdiendo, poco a poco, la timidez en ataque. La primera llegada del equipo de La Senyera se produjo al cuarto de hora con un remate de Alcácer tras un pase interior de Cancelo que despejó el defensor a saque de esquina.

El Valencia seguía creciendo y empezaba a controlar el centro del campo. Parejo estaba cómodo y Enzo Pérez y Javi Fuego también hacían circular el esférico con criterio. El equipo visitante masticaba las jugadas con paciencia pero no generaba peligro.

La primera gran ocasión del Real Madrid legó en el minuto 24. Cristiano Ronaldo encaró a Diego Alves pero el portero brasileño le ganó la partida al portugués.  En la siguiente acción, sin embargo, el delantero del Madrid no perdonó desde fuera del área con un disparo ajustado.

El plan del Valencia ya no podía pasar por jugar con la ansiedad del Madrid. Había que ofrecer algo más. Pero el Madrid tenía el viento a favor y Diego Alves estuvo de nuevo providencial para sacar un cabezazo de Lucas Pérez. El equipo de Ayestarán se estaba descomponiendo ante el empuje del Madrid.

Pero en el minuto 36 llegó una doble ocasión magnífica para el Valencia. Parejo y Alcácer combinaron el borde del área y el centrocampista de Coslada le sirvió un pase de oro al delantero de Torrrent que, en vez de disparar, le devolvió el esférico a Parejo que no pudo llegar, por muy poco, con la puerta vacía. La jugada no había acabado porque el balón llegó a Cancelo que no supo muy bien qué hacer y terminó enviándolo por encima del larguero de forma suave. Parecía imposible que la acción no hubiera acabado en gol. El zarpazo del Valencia tuvo continuidad con un disparo desde fuera del área de Rodrigo Moreno.    

Del posible empate se pasó al segundo gol del Madrid. Benzema, en fuera de juego, remató un centro de Cristiano Ronaldo que desvió Diego Alves, después, tras un rechace, el balón volvió a Benzema que fusiló al portero del Valencia. Una jugada desgraciada para el Valencia por el error arbitral, el pase involuntario de Cancelo a Benzema y la lesión de Abdennour que se tuvo que retirar por lesión.  Así terminó la primera parte.

En el descanso Ayestarán dio entrada a André Gomes y Santi Mina por Abdennour y Cancelo. Enzo Pérez retrasó su posición y se puso de central al lado de Mustafi. Parecía que el partido estaba ya decantado para el Madrid que llegaba a la portería de Diego Alves con bastante facilidad en el inicio de la segunda parte.

En el minuto 52 Parejo lanzó magistralmente una falta al larguero. El equipo de Ayestarán seguía dando la cara pese a tener el partido muy cuesta arriba. En la siguiente acción lo probó André Gomes desde fuera del área poniendo en muchos apuros a Casilla. Y por fin, en el 55, Rodrigo Moreno consiguió enviar el balón a las redes tras un despeje del portero madridista.

El Valencia recortaba distancias y metía el miedo en el cuerpo al aspirante al título de Liga. Diego Alves seguía sosteniendo a su equipo en el plano defensivo con otra gran intervención tras un disparo de Lucas Vázquez. Pero en el minuto 58 el portero brasileño no pudo hacer nada ante Cristiano Ronaldo. De nuevo la zaga valencianista dio muchas facilidades al ataque blanco.

La alegría había durado muy poco pero el Valencia ya sabía cuál era el camino para hacer daño. Parejo volvió a enviar un balón al palo tras una gran jugada colectiva. El equipo de La Senyera dominaba el juego y estaba cómodo sobre el campo con el balón controlado. El problema era que cuando no lo tenía no ofrecía ninguna garantía defensiva.

En el minuto 71 Alcácer pudo hacer el segundo gol al rematar en el primer palo un gran centro de Rodrigo Moreno que Casilla paró de forma milagrosa. En la acción siguiente el portero madridista también tuvo trabajo con un disparo de Mustafi. La volvió a tener André Gomes tras una gran jugada por la banda de Santi Mina pero el disparo del portugués se fue por encima del larguero. El Valencia era un torrente de fútbol y ocasiones y estaba mereciendo mucho más premio.

Se entraba en el último cuarto de hora y había muy poco que reprocharle al equipo dirigido por Pako Ayestarán, tan sólo, el acierto de cara portería. Casilla ya era el mejor de su equipo sacando otro balón imposible a Rodrigo Moreno. A la falta de puntería le puso remedio André Gomes con un zapatazo a la escuadra desde fuera del área. Golazo que volvía a dejar al Valencia muy cerca de dar la sorpresa.

El equipo de La Senyera sguía mandando y teniendo la posesión. Sin embargo, las opciones de empatar se redujeron cuando el árbitro expulsó a Rodrigo Moreno por decirle algo al juez de línea. Pako Ayestarán quemó todas las naves en el minuto 85 dando entrada a Piatti por Enzo Pérez. El Valencia, con diez, seguía presionando por todo el campo.

El Valencia siguió  intentándolo hasta que el árbitro pitó el final pero sin suerte. El partido acabó con el Madrid encerrado y con el colegiado perdonando tres faltas salvajes del Madrid al borde del área.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *