Que se acabe ya

El Valencia pierde merecidamente contra el Villarreal y continúa su lamentable trayectoria durante la presente temporada.


Es cierto que el Valencia, hasta llegar a la zona de tres cuartos, no lo hizo del todo mal en el plano ofensivo. Pero eso es como no decir nada porque los partidos se ganan, precisamente, en esa parte del campo. Por si fuera poco, el equipo dirigido por Pako Ayestarán fue un horror defensivamente. Juntando ambos factores y un tercero que es el rival, un Villarreal con una idea de juego clara y un punto de fortuna, el resultado del partido sólo podía ser uno: El Valencia perdió merecidamente contra el equipo 'groguet'.

Ayestarán salió con su once habitual con las novedades de Cancelo por Barragán y de Negredo por Alcácer. El partido empezó con un ritmo alto. El Valencia presionaba por todo el campo con intensidad para evitar que el Villarreal desplegara su fútbol elaborado. El equipo balnquinegro, cuando tenía el balón, también optaba por combinar para llegar a la meta defendida por Areola aunque lo hacía con pases rápidos y verticales  y priorizando el juego por las bandas. Así, el Valencia fue haciéndose el dueño del partido. Sin embargo, en el minuto 13, en el primer acercamiento del Villarreal a la portería de Diego Alves, Samu García consiguió batir al portero brasileño. El tanto descentró al Valencia y enfrió el ambiente de Mestalla.

Le costó al equipo de Ayestarán cinco minutos recuperarle el pulso al partido. A partir de ese momento asumió de nuevo la iniciativa del juego. Aún así la segunda llegada con peligro del partido la protagonizó el Villarreal en el minuto 24 con un disparo potente desde fuera del área del canterano Rodrigo.

El Valencia estaba planteando un partido interesante pero no generaba peligro porque faltaba precisión en los últimos metros. Se cumplía la media hora de juego y Mestalla le daba aliento a sus futbolistas. Pero en el minuto 32 un contragolpe del Villarreal dejó en evidencia a la defensa valencianista. Adrián arrancó desde su campo sin oposición y llegó hasta Diego Alves para hacer el segundo gol. El Valencia no estaba teniendo su tarde y al equipo visitante le estaba saliendo todo a pedir de boca.

Una jugada de tiralíneas del equipo groguet en el minuto 40 culminada por Soldado empezó a impacientar a Mestalla. Así, se llegó al final de la primera con ambiente pre bélico.

El segundo periodo empezó con una buena oportunidad del Villarreal. El Valencia seguía como en la primera parte, queriendo pero sin poder.  Por su parte, el equipo ‘groguet’ estaba cada vez más cómodo sobre el campo en su papel de equipo contragolpeador sin pasar excesivos apuros en defensa. Pako Ayestarán decidió mover el banquillo en el minuto 58 dando entrada a Cherysev por Santi Mina. El Valencia seguía encerrando al Villarreal pero Areola apenas tenía trabajo.

Las ocasiones de gol seguían siendo para el Villarreal. En el minuto 67 otra desconexión defensiva volvió a dejar a muchos jugadores amarillos en ventaja. El centro envenenado desde la banda izquierda lo acabó despejando Siquiera al poste. Poco después Javi Fuego dejó su lugar en el campo a Enzo Pérez. Pese al dominio territorial no daba la sensación de que el Valencia pudiera marcar ni aunque el partido durara cuatro horas. Quizá por eso salió Alcácer al campo por André Gomes en el minuto 75. Pero el delantero de Torrent tampoco supuso ninguna solución.

Faltaban diez minutos para que se acabara el partido y la gente empezaba abandonar sus localidades. Para colmo, Cherysev se resintió de su lesión y se tuvo que retirar del terreno de juego. El Valencia afrontaba el último tramo de partido con un jugador menos. Hay que agradecerle al Villarreal que no quisiera hacer sangre.

Muchos de los pocos aficionados que quedaban en Mestalla sacaron el pañuelo de los bolsillos cuando el árbitro señaló el camino de los vestuarios. La pero noticia es que todavía quedan dos jornadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *