El Valencia desanda el camino y vuelve a la vulgaridad

El equipo de Ayestarán consiguió un punto en un partido en el que el Getafe tuvo muchas más ocasiones de gol. La opción de alcanzar la séptima posición se esfuma de forma casi definitiva.


Se terminó la racha del Valencia que había conseguido mutar de piel con la llegada de Pako Ayestarán. El equipo blanquinegro, en Getafe, se pareció más al de Gary Neville con un juego intrascendente y una actitud apática. Volvió la cruda realidad de una plantilla que ha protagonizado muchas decepciones y que no ha sido capaz de darle continuidad al único momento de cambio de la temporada.

Peter Lim, por sorpresa, acudió al palco del Coliseum Alfonso Pérez. El máximo accionista tuvo ocasión de ver en directo su proyecto fracasado y sólo cabe esperar que aprenda de los errores. Sobre el terreno de juego, Ayestarán repitió el mismo once que ganó al Éibar con las únicas novedad de Barragán en el lateral derecho en lugar de Cancelo y de Enzo Pérez por Santi Mina. De esta manera, André Gomes escoró su posición a la izquierda.

El partido empezó de forma frenética. En el segundo 10 Alcácer ya había disparado a puerta tras una recuperación de balón de Rodrigo Moreno. Ambos equipos querían tener el balón y el dominio, poco vertical, era alterno en los primeros minutos. Ninguno de las dos defensas concedía ninguna ventaja en un partido eminentemente táctico. No pasaban demasiadas cosas en el Coliseum Alfonso Pérez. El equipo de Ayestarán quería tener paciencia en la construcción pero los huecos no aparecían.

El Valencia tenía poco desequilibrio porque Rodrigo Moreno no estaba tan inspirado como últimamente. A pesar de eso, se empezaba a jugar casi íntegramente en el campo del Getafe. Tampoco Parejo, responsable de organizar el fútbol ofensivo, conseguía darle profundidad al juego del equipo.

A la media hora llegó una gran ocasión para el Getafe con un disparo de Pedro León que se estrelló contra el larguero de la portería de Guaita. Una jugada aislada que estuvo muy cerca de suponer el primer gol del partido.  Después, una pérdida de balón de Siquiera en el centro el campo originó un contragolpe muy peligroso. Álvaro Vázquez encaró a Diego Alves que reaccionó como un felino al primer disparo. El rechace tampoco fue aprovechado por el delantero azulón que envió el balón al lateral de la red. El equipo local, sin hacer nada extraordinario, empezaba a merecer claramente el gol por número de ocasiones.

El Valencia debía cambiar en el segundo periodo y así lo entendió Pako Ayestarán que hizo un doble cambio en el descanso. Salieron al terreno de juego Santi Mina y Cancelo por Enzo Pérez y Barragán. El partido se reanudó con un golazo de Parejo que ejecutó de forma perfecta una falta desde el borde del área.

El escenario, lógicamente, era otro. Ahora el Getafe debía asumir más riesgos y lanzarse a por el gol del empate. Al Valencia le quedaba gestionar la ventaja con inteligencia y matar el partido en algún contragolpe. En el minuto 60 Diego Alves volvió a salvar a su equipo despejando un disparo de Moi Gómez. Después, fue Pedro León quien desperdició una clara oportunidad a tres metros de la portería. El Valencia empezaba a hacer aguas en defensa y el Getafe achuchaba. La consecuencia lógica fue el gol del empate que consiguió Medrán en el minuto 59 tras otra gran intervención del portero brasileño.

El Getafe estaba crecido y el Valencia, pese al gol inicial, no había comparecido todavía en la segunda parte.  Poco a poco, el equipo dirigido por Pako Ayestarán volvió a recuperar cierto protagonismo a través de la posesión. El partido se igualaba y se volvía al principio. Pero en el minuto 67 llegó el segundo gol del Getafe obra de Scepanovic tras un error en el despeje de Abdennour en el centro del campo.

Ahora el Valencia estaba obligado a dar un poco más para sacar algo positivo del Coliseum Alfonso Pérez que estaba encendido tras la remontada de su equipo. El partido estaba roto. Ayestarán hizo la última sustitución  y Rodrigo Moreno dejó su lugar a Negredo.

Se entraba en el último cuarto de hora y al Valencia se le veía voluntarioso pero con pocos argumentos para cambiar el signo del partido. Parecía más cerca el tercer gol del Getafe que el segundo del equipo blanquinegro. Sin embargo, en el minuto 84, una buena jugada de Negredo tras recuperar el balón terminó centro a Alcácer al corazón del área. El delantero de Torrent no perdonó y batió a Guaita colocando el esférico en una esquina de la portería.

A ninguno de los dos equipos le valía el empate pero eso significaba, principalmente, más imprecisiones en el juego. André Gomes, en el minuto 89, envió un disparo potente desde fuera del área que encontró una buena respuesta de Guaita. También pudo ganar el Getafe en el tiempo añadido con un remate de Vergini que salvó Diego Alves a quemarropa. No había tiempo para más. El Valencia había desandado el camino recorrido con Pako Ayestarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *