Mestalla manda

El Valencia consigue la victoria en el último minuto y se distancia de los puestos de descenso.


 Es difícil que el valencianismo unido fracase. La atmósfera que se genera en los aledaños antes del partido y dentro de Mestalla cuando el balón echa a rodar no se puede explicar con palabras pero tiene efectos latentes en el desarrollo del juego. Los futbolistas locales vuelan y los visitantes se agarrotan. Y aún así, el Sevilla estuvo a punto de sacar algo positivo del coliseo valencianista después de estar a merced del equipo blanquiegro durante toda la primera parte. El Valencia no aprovechó para sentenciar y tuvo que sufrir. Demasiado. En el minuto 85 empató Gameiro pero Mestalla y Negredo llegaron al rescate para que los 3 puntos se quedaran en casa. Difícilmente se podrá cerrar la herida que hizo M’bia hace dos temporadas pero un gol en el tiempo añadido contra el Sevilla en un partido de vital importancia para el Valencia ayuda.

Ayestarán salió con un once formado por Diego Alves, Barragán, Mustafi, Abdennour, Siquieira, Javi Fuego, André Gomes, Parejo, Rodrigo Moreno, Piatti y Alcácer.  Todo el estadio cantaba al compás de la Curva Nord. La posesión del Sevilla era pitada con fiereza, sobre todo, cuando el balón pasaba por Rami o Banega.

Al Valencia le costó entrar en el partido pero la primera ocasión, en el minuto 4 fue para Paco Alcácer con un disparo cruzado y con poco ángulo pero que puso en aprietos a Sergio Rico. Mestalla rugía. La acción sirvió para que el equipo asumiera la iniciativa del choque. Todos los futbolistas veían premiado su esfuerzo por la grada. Se estaban creando las condiciones necesarias para que llegara el gol porque el equipo cada vez estaba más cómodo. Santi Mina por la izquierda y Barragán y Rodrigo Moreno por la derecha le daban profundidad al juego blanquinegro. El Valencia iba encerrando al Sevilla en su campo por pura intensidad.

En el minuto 22, en un contragolpe, Parejo encaró a Rico tras una buena dejada de Rodrigo Moreno pero el centrocampista de Coslada no pudo superar al guardameta sevillista. El Valencia dominaba el partido claramente, recuperando el balón con rapidez y tratando de hacer daño por las bandas. Santi Mina cada vez estaba más entonado y se convertía en una pesadilla para Coke. En el minuto 34 el público reclamó un penalti cometido sobre el delantero gallego.

Se llegaba al final de la primera parte y al Valencia le estaba faltando pegada para materializar su superioridad. Afortunadamente, en el minuto 41, el equipo que lo estaba mereciendo obtuvo el premio del gol gracias a un excelso lanzamiento de falta de Parejo que superó la barrera desde 35 metros y envió el esférico a la escuadra,

El árbitro señaló el camino de los vestuarios y Mestalla despidió en pie a su equipo después de que el Valencia estuviera a punto de hacer el segundo gol en una doble ocasión que incluyó un balón al poste de Santi Mina y una gran intervención de Rico tras un disparo de Parejo.

El segundo periodo empezó con un susto con un remate de cabeza de Llorente de cabeza que se fue por poco. La dinámica del partido había cambiado. El Sevilla, que no se había acercado ni una sola vez a la portería defendida por Diego Alves durante la primera parte, empezaba a amenazar al guardameta brasileño. El Valencia ya no presionaba tan arriba y daba la sensación de que los futbolistas estaban físicamente menos frescos. Aún así, el equipo de Pako Ayestarán fue tomándole el pulso otra vez al duelo elaborando las jugadas y generando oportunidades de gol. El partido estaba abierto. Banega lo intentó  tras un contragolpe conducido por Gameiro pero su disparo sin apenas ángulo lo detuvo Diego Alves y, en la otra portería, Paco Alcácer hizo un gran movimiento en el borde del área y acabó chutando con la izquierda con potencia pero algo centrado.

Ayestarán hizo el primer cambio en el minuto 65 dando entrada a Enzo Pérez por Rodrigo Moreno lo que provocó que Parejo se escorara a la derecha. Los minutos pasaban y el Valencia conservaba la posesión para no sufrir. La mejor noticia era que al Sevilla le costaba crear ocasiones de gol pero el resultado seguía generando incertidumbre. En el minuto 76 Santi Mina dejó su lugar en el campo a Feghouli. Con el argelino no hubo tregua y un sector de Mestalla le recibió con pitos.

Se llegaba al último tramo de partido y el Sevilla trataba de adelantar las líneas. Tocaba sufrir y Mestalla brindaba su penúltimo aliento. Pako Ayestarán hizo la última sustitución dando entrada a Negredo por Alcácer. Acto seguido, en el 85, llegó el gol del Sevilla gracias a un remate de Gameiro. Tras el jarro de agua helada la grada reaccionó apoyando a su equipo. Quedaba el último empujón.

Y en el minuto 92 Negredo obró el gol de la victoria tras un balón colgado al área. El ‘Tiburón’ aprovechó el desajuste defensivo para llevar el delirio a las gradas. Había ganado el Valencia. Había ganado Mestalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *