El Valencia vuelve a las andadas

El equipo de Neville cae goleado contra el Athletic en Mestalla pese a que el partido se mantuvo igualado hasta el minuto 73.


No había dado el Valencia motivos en Liga para confiar en que la racha de dos partidos ganados se mantuviera en el tiempo. Es cierto que la Europa League ofrecía otra perspectiva pero en la competición doméstica siguen faltando muchos argumentos para que el equipo de Gary Neville saque los partidos adelante con solvencia. El resultado final de 0-3 tampoco refleja el partido que hizo el Valencia porque, aunque no fue superior a su rival, lo cierto es que la balanza podría haberse decantado del lado de los locales si, por ejemplo, Negredo o Alcácer hubieran convertido las grandes ocasiones de las que dispusieron.  El encuentro, de hecho, no se resolvió hasta el minuto 73.

Gary Neville apostó por el once previsto con la gran novedad de Negredo en punta de ataque en lugar de Alcácer. La única duda residía en saber quién jugaría por banda derecha y el entrenador inglés la resolvió alineando a Cancelo y Santi Mina.

El partido empezó con el Athletic llevando la iniciativa a través de la posesión. El Valencia esperaba replegado buscando la recuperación y el contraataque rápido. El equipo de Neville, desde luego, no había salido a morder. Por ahí el Valencia empezó a perder el partido. Renunciar a apretar al rival en los primeros diez minutos aprovechando el factor campo es un lujo que el Valencia no se puede permitir.  

El problema, además, era que al equipo blanquinegro le costaba recuperar el balón y, cuando lo hacía, no había gente arriba para sorprender al Athletic.  El equipo bilbaíno tampoco tenía las ideas muy claras en ataque y los minutos pasaban de forma intrascendete. Mestalla se empezaba a impacientar viendo el pobre espectáculo y la Curva Nord cantaba a favor de Jaume. El equipo ofrecía pocos estímulos.

La primera acción de ataque con cierto peligro del equipo valencianista llegó en el minuto 19 tras una jugada entre Gayà y Cherysev que terminó con un centro al segundo palo donde remató Negredo desviado. Después, André Gomes hizo un slalom sobresaliente quitándose rivales de encima en cada zancada. Cuando pisó área fue derribado por un jugador del Athletic aunque el árbitro interpretó que no había nada punible. La mala noticia era que el Valencia perdía la posibilidad de adelantarse en el marcador por una decisión arbitral, seguramente, desacertada. La buena, que Mestalla se metía en el partido.

En el 22 Negredo falló una ocasión inexplicablemente. El delantero madrileño recibió el balón completamente sólo dentro del área. Hizo un buen control y el esférico le quedó a su pierna izquierda. Quiso hacer un gol de bandera en vez de asegurar el disparo y el resultado fue que el balón se fue por encima del larguero.

Al menos el Valencia empezaba a acumular méritos para conseguir el gol. El Athletic respondió con una gran jugada individual de Muniain que no supo resolver cuando había hecho lo más difícil. El partido estaba igualado y las ocasiones empezaban a llegar en ambas porterías. Aún así, ninguno de los dos conseguía hacer un juego fluido de manera continuada.

El Valencia se empezó a desquiciar con la actuación arbitral aunque los jugadores blanquinegros tenían poca razón en la mayoría de las protestas. El equipo de Gary Neville empujó algo más en los instantes finales de la primera parte pero el gol no llegó

El Valencia salió a la segunda parte con la intención de llevar el peso del partido. Una acción de Gomes en el minuto 48 levantó a la gente de sus asientos. El equipo de Neville parecía más convencido y la gente lo agradecía. Enzo Pérez, que había sostenido al equipo en la primera parte, se multiplicaba en tareas defensivas y ofensivas. El Athletic, por su parte, no renunciaba al ataque y en el minuto 53 Sabin Merino estuvo a punto de aprovechar un centro de De Marcos para hacer el primero. Una mano providencial de Alves salvó al Valencia.

La contienda seguía abierta. En el minuto 57 Gary Neville hizo la primera sustitución y Negredo dejó su lugar en el campo a Alcácer. Poco después el delantero de Torrent tuvo una excelente ocasión tras un gran pase de André Gomes. El 9 valencianista hizo un buen control que le permitió encarar sólo a Iraizoz pero en el disparo final no pudo superar al portero del Athletic. El partido, eminentemente táctico, dejaba espacio para que ambos equipos acariciaran el gol pero ninguno conseguía romper la igualada. En el 69 Cherysev dejó su lugar en el campo a Feghouli. Se entraba en los últimos 20 minutos de partido y en una fase de juego de dominio del Athletic que tuvo como resultado el premio del gol para los vizcaínos en el 73. Sabin Merino, en un grave desajuste defensivo, remató sólo de cabeza las redes de la portería defendida por Diego Alves.

Neville reaccionó al tanto dando entrada a Piatti por Enzo Pérez. El equipo se recompuso con un 4-4-2 con Piatti y Feghouli jugando a banda cambiada y Santi Mina y Alcácer en punta. Un error de Parejo en la salida de balón provocó el ataque del Athletic con muchos efectivos. La jugada la culminó Muniain para poner el 0-2 en el marcador. El Valencia se fue del partido con ese segundo tanto y Aduriz aprovechó la circunstancia para hacer el tercero un minuto después. La afición valencianista empezó a abandonar Mestalla.

El partido no tenía más historia y un ruidoso sector del público aprovechó para señalar a Parejo como único responsable de la derrota. El primer asalto en Liga fue para el Athletic, todavía quedan dos en Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *