El Valencia sale del pozo

Importantísima y sufrida victoria del equipo de Gary Neville que se aleja diez puntos de los puestos de descenso.


Dada la situación del Valencia se puede calificar de gran victoria el resultado obtenido en el estadio de Los Cármenes contra el Granada. El equipo de Gary Nevile no fue superior a su rival ni gozó de muchas más ocasiones de gol pero si eso son frivolidades para un equipo que pelea por el título como el Atlético de Madrid que no ha de ser para el Valencia, sumido en una crisis deportiva. La exigencia era ganar y los futbolistas que lucían de naranja cumplieron con el objetivo. Gran victoria.

Se puede decir que Gary Neville sacó al campo su equipo de gala a excepción hecha de Abdennour y Gayà. Repitieron del partido europeo Santos, Cancelo, Parejo y André y a ellos se sumaron Diego Alves, Mustafi, Siquiera, Enzo, Feghouli, Cherysev y Alcácer.  

El partido empezó sin dueño. En el minuto 5 Fran Rico estuvo a punto de hacer el primer gol para los locales con un disparo raso desde fuera del área. Parecía que el equipo nazarí se sentía más necesitado y por eso encaraba el partido con más empuje y ambición. El Valencia no había entrado con buen pie, no conseguía mantener la posesión más allá de los centrales y estaba impreciso al contragolpe.

El partido se iba igualando tras un mejor inicio del Granada pero el equipo dirigido por Gary Neville era incapaz de llegar a las inmediaciones de la potería de Andrés Fernández. En el minuto 18 lo hizo con un fogonazo, un gran pase de Feghouli y un gran desmarque de Alcácer. El disparo del delantero de Torrent golpeó en el defensor y estuvo muy cerca de entrar pero, finalmente, se perdió por encima del larguero.

El Valencia, poco a poco, iba creciendo. En cualquier caso, no se veía por ningún lado la inspiración del partido contra el Rapid. Ni un poco. El equipo de Gary Neville estaba espeso en la construcción y al Granada tampoco le costaba mucho llegar al área valencianista.

A la media hora de juego una jugada ensayada en la que Parejo, desde la zona de tres cuartos, le dio un pase raso a Alcácer cuando todos esperaban el balón por alto al segundo palo, significó la segunda gran oportunidad de gol del Valencia. El delantero de Torrent no consiguió sorprender con su disparo a Andrés Fernández. La pizarra  estuvo a punto de dar sus frutos. El Valencia cada vez estaba más convencido en sus posibilidades. André Gomes lo intentó desde fuera del área en el minuto 35. Poco después el centrocampista portugués volvió a ser protagonista al rematar de cabeza con potencia y a bocajarro un gran centro de Cancelo. Andrés Fernández tuvo que hacer una parada milagrosa para despejar el balón. El Valencia merodeaba el gol sin estar haciendo un fútbol excesivamente brillante. El Granada también piso el área del Valencia con peligro en el minuto 40. La primera parte acabó con un correcalles que no tuvo consecuencias en el marcador.

El segundo periodo recordó al inicio del partido con el Granada más determinado. Una falta lanzada por Rochina obligó a Alves a realizar una buena estirada. Pero en el minuto 54 se le encendieron todas las luces de golpe al Valencia. El equipo de naranja trazó una jugada con tiralíneas iniciada por André Gomes y con una sublime dejada de Alcácer para la llegada de Parejo que puso el balón lejos del alcance de Andrés Fernández. Un golazo que les daba ventaja a los pupilos de Gary Neville.

Lo más difícil se había conseguido. Ahora había que apelar a la fiabilidad y la seriedad a la hora de gestionar la ventaja. Barral estrelló el balón contra el larguero en el minuto 60 aunque el juez de línea, equivocadamente, había levantado el banderín previamente. La defensa de la renta obtenida empezó con un susto importante. El Valencia se replegaba. Cuando tenía la posesión trataba de dormir el ritmo del partido. Neville hizo el primer cambio dando entrada a Piatti por Cherysev. En el minuto 69 El Arabi cabeceó a placer un centro de Lopes que se fue rozando el poste. No estaba dando el equipo de Gary Neville demasiadas garantías de poder mantener el empate. De hecho, parecía difícil que el partido acabara con el marcador de 0-1 porque el Granada cada vez se volcaba más y facilitaba los espacios para el contragolpe del Valencia.

El héroe de la goleada europea, Santi Mina, salió al terreno de juego en el minuto 77 por Feghouli. A continuación el Granada volvió a tener una situación muy clara de gol. Pero el centro de Edgar no encontró rematador en Success. El Valencia sufría mucho.  Neville agotó los cambios y Siqueira dejó su lugar en el campo a Barragán. El Granada apuraba sus opciones y el Valencia trataba de que se jugara lo menos posible. En el minuto 90 llegó el gol que parecía sentenciar el partido. Paco Alcácer perdonó en el mano a mano frente Andrés Fernández pero el rechace cayó en las botas de Santi Mina que envió el balón al fondo de las redes.

Afortunadamente el árbitro sólo añadió tres minutos al tiempo reglamentario porque en el 92 el Granada recortó distancias con un tanto de Edgar. La sangre no llego al río y el equipo de Gary Neville sumó tres puntos más en el estadio de Los Cármenes. Una gran victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *