Trámite cercano a la tragedia

El Valencia consiguió su pase a octavos de final de la Copa del Rey al imponerse al Nàstic gracias a un gol de Paco Alcácer. El equipo de Segunda B no le perdió la cara al partido en ningún momento y al final estuvo a punto de saltar la sorpresa.


Nico Estévez presentó un once inicial con bastantes novedades. Algunas obligadas  por la ausencia de Oriol, Ricardo Costa y Jonas que fueron sustituidos por Fuego, Víctor Ruiz y Alcácer respectivamente. Los demás  cambios estuvieron motivados por el criterio futbolístico del nuevo entrenador. Canales dejó su puesto a Banega, Barragán a Joao Pereira y Feghouli a Fede.

El partido empezó con el Valencia impreciso y falto de profundidad.  La afición del Nàstic cantaba el 'sí se puede' en vista del escaso peligro que creaba el equipo blanquinegro. Aún así, el Valencia, poco a poco, iba poniendo cerco a la portería del equipo tarraconense. Banega y Parejo intentaban hacer circular el balón con velocidad pero el conjunto catalán aguantaba bastante bien sin sufrir en exceso. Los pocos acercamientos del Nàstic generaban el nerviosismo en  la grada. La estrategia del equipo visitante parecía clara: que pasaran los minutos sin recibir gol para crear dudas en el Valencia y sus aficionados. La primera ocasión por parte del Valencia llegó con un disparo raso de Bernat desde fuera del área. El canterano y Fede eran los futbolistas que más lo intentaban, los únicos con chispa. En el minuto 36 un centro raso de Guardado desde la izquierda fue rematado por Paco ALcácer a las redes. El canterano golpeó al balón de primeras al palo contrario. Buen gol de delantero que aclaraba sensiblemente el panorama. El Valencia siguió haciendo lo mismo, mover el balón en campo del Nàstic, pero con más confianza y tranquilidad.

El Valencia salió en la segunda parte con la necesidad de cerrar el partido. El resultado seguía siendo muy peligroso. El equipo dirigido por Nico Estévez lo intentaba con algo más de profundidad que en el primer periodo. En el minuto 51, Fede Cartabia estuvo a punto de hacer gol con un disparo desde dentro del área. Luego, el que estuvo cerca de anotar fue Banega. Conforme pasaban los minutos el partido se iba abriendo. El Nàstic necesitaba el gol y, además, el aspecto físico iba pesando en el conjunto catalán. Había más espacios pero la imprecisión seguía siendo la misma en zona de tres cuartos. El partido adquiría un cariz muy preocupante cuando atacaba el Nàstic. Nico Estévez decidió mover el banquillo dando entrada a Canales y Piatti por Banega y Fede. El partido, pese a los jugadores de refresco, no varió e, incluso, fue a peor. El Nàstic cada vez tenía más presencia en el campo del Valencia. El entrenador valencianista volvió a  buscar un revulsivo y cambió a Bernat por Postiga. Piatti se situó en la banda izquierda y Canales en la derecha. Cambio ofensivo porque el Valencia necesitaba marcar para evitar sufrir más. Esta vez sí dio resultado la sustitución. A Joao Pereira le anularon un gol por fuera de juego tras recoger un rechace del portero. Poco después, Piatti obligó a Tomeu, a realizar una gran estirada. El Valencia volvía a encerrar al equipo de Segunda B. A falta de tres minutos para llegar al final, Piatti se internó por el costado izquierdo del área. Superó a su rival que le agarró tirándole al suelo. El árbitro señaló penalti y Postiga fue el encargado de lanzarlo sin suerte porque Tomeu lo detuvo. De la sentencia se pasó al sufrimiento. En los pocos minutos que quedaban el Nàstic reclamó un penalti y una falta fuera del área que el árbitro señaló al revés. También dispuso de una clara ocasión de gol. Estos últimos instantes de padecimiento le valieron al equipo para salir despedido de Mestalla con una bronca por parte de su afición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *