Eliminatoria abierta tras otro decepcionante partido

El Valencia estuvo a merced de Las Palmas en la mayor parte del encuentro. Un gol de Alcácer mantiene vivo al Valencia en los cuartos de final de la Copa del Rey.


Hubo una ligera mejoría en el juego del Valencia, al menos, el equipo mostró una buena predisposición de inicio del partido. Aunque hay que valorar que el listón estaba alarmantemente bajo tras el partido contra el Rayo Vallecano. En cualquier caso al equipo dirigido por Gary Neville no le sirvió la progresión para ser mejor que Las Palmas. El Valencia sigue en caída libre y mucho tendrán que cambiar las cosas en el partido de vuelta.

Menos de 15.000 valientes asistieron a Mestalla para ver el primer enfrentamiento de los cuartos de final de la Copa del Rey. Gary Neville presentó un once de circunstancias debido a las bajas. El centro del campo blanquinegro fue inédito: Zahibo y Danilo actuaron en el doble pivote y Parejo lo hizo de mediapunta.  El resto del equipo lo formaron Ryan en la portería, Barragán, Mustafi, Abdennour y Gayà en defensa y Rodrigo Moreno, Piatti y Alcácer en posiciones ofensivas. La gran novedad fue, sin duda, el cambio en la capitanía asumida por Alcácer en detrimento de Parejo.  

Una recuperación en zona peligrosa de Rodrigo provocó la primera ocasión clara del partido en el minuto 5. O más bien clarísima. El hispano brasileño le cedió el balón a Alcácer que no pudo superar a Lizoain en el mano a mano.

El Valencia todavía no había conseguido hilar una jugada pero ya había estado muy cerca de marcar.

Lo cierto es que el equipo de Neville tenía una actitud ambiciosa y la presión arriba surtía efecto. La Unión Deportiva tenía problemas para iniciar la jugada y el Valencia cada vez estaba más cómodo recuperando el balón en posiciones ofensivas y generando peligro.

Aún así, al equipo blanquinegro le faltaba claridad de ideas cuando tenía que elaborar la jugada. Danilo asumía la responsabilidad pero no estaba preciso.Hubo que esperar al minuto 27 para ver la primera jugada consistente del Valencia, combinando bien y con profundidad. La acción terminó con un cabezazo de Rodrigo que despejó Lizoain.

Pero poco más. Pasaban los minutos y Las Palmas cada vez tenía menos problemas para sacar el balón jugado desde atrás. En el minuto 37 el equipo canario se encontró con un gol porque Zahibo despejó a las redes de la portería defendida por Ryan un centro a saque de falta. Las Palmas golpeaba primero y encontraba premio en una fase del juego en la que estaba dominando. Excesivo premio quizá.

El gol no cambió en exceso la dinámica del partido aunque si hizo que Mestalla perdiera la paciencia. Ahora cada error en el campo venía acompañado de una pitada. La despedida de la primera parte sumó descontentos.

En el segundo periodo el Valencia intentó recuperar la inercia de principio de partido presionando en todo el campo. A punto estuvo de tener consecuencias en el minuto 49 cuando Lizoain despejó un balón de forma defectuosa que estuvo muy cerca de acabar en gol.

Aún así Las Palmas era capaz de darle pausa al partido y cortando el ritmo que trataba de imprimirle al encuentro el equipo blanquinegro.

El Valencia lo intentaba pero seguía muy espeso en la construcción. En el minuto 60, una buena combinación entre Piatti y Parejo acabó con el balón en los pies de Alcácer en el borde del área. El delantero de Torrent ajustó un disparo potente al poste derecho de Lizoain. El capitán no perdonaba y el Valencia cogía aire en la eliminatoria y Neville decidió hacer el primer cambio dando entrada a De Paul por Piatti.

El gol a favor insufló confianza en el equipo y la afición. Ahora la victoria parecía más cerca. En el minuto 67 llegó el segundo cambio y Rodrigo Moreno dejó su lugar en el campo a Cancelo. Las Palmas, ni mucho menos, le perdía la cara al partido. El empate seguía siendo un excelente resultado para el equipo amarillo pero no renunciaban a llevarse la victoria. Valerón marcaba la pauta.

Quedaban 12 minutos para que se llegara al final del tiempo reglamentario y Neville agotó las sustituciones con la entrada de Negredo por Zahibo. El Valencia se lanzaba a por el gol de la victoria. Cancelo y Barragán trataban de darle profundidad al equipo por la banda derecha. En el minuto 86 Danilo no vio la roja porque el árbitro no quiso igual que antes se la había perdonado a Gayà por una entrada salvaje a la altura de la rodilla. La tuvo Negredo en el minuto 90 pero ‘El Tiburón’ falló estrepitosamente un remate aparentemente sencillo.

Al final, visto lo visto sobre el campo, el resultado no era malo del todo porque permite mantener esperanza de superar la eliminatoria. Mestalla despidió a su equipo con otra sonora pitada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *