El Valencia no funciona

Decepcionante rendimiento del Valencia en Anoeta que suma ocho partidos sin ganar en Liga y se aleja del objetivo de la temporada con toda la segunda vuelta por delante.


Ha insistido mucho Gary Neville en sus últimas comparecencias de prensa en que el equipo mantuviera una línea de juego regular. En que el Valencia le diera continuidad al rendimiento ofrecido contra el Madrid y contra el Villarreal en la segunda parte. Sin embargo, fue por ahí por donde el equipo dirigido por el técnico inglés perdió el partido en Anoeta contra la Real Sociedad. Porque el Valencia hizo una primera parte aparente pero, inexplicablemente, desapareció en la segunda. El equipo se vino a partir del minuto 60 y acabó perdiendo de forma merecida. El Valencia se queda a 16 puntos de la Champions después del último partido de la primera vuelta.

Gary Neville salió con el once previsto, es decir, con Jaume en la portería; Cancelo, Mustafi, Abdennour, Gayà, Parejo, Enzo, De Paul, Rodrigo Moreno, Santi Mina y Alcácer.

El entrenador inglés introdujo novedades en la alineación respecto al partido contra el Granada pero también hizo cambios en el plano táctico. El Valencia dibujó sobre el terreno de juego un 4-2-3-1. Una nueva variante para Gary Neville que ha utilizado cuatro sistemas en un mes al frente del banquillo blanquinegro.

El Valencia empezó el partido dejando buenas sensaciones. Con paciencia en la salida del balón y tratando de ser rápido superada la primera presión realista. Cuando tocaba defender el equipo de Neville estaba bien colocado y con las líneas juntas. El primer disparo del partido, eso sí, corrió a cargo del jugador local Bruma.

En el minuto 13 Abdennour hizo una de las suyas perdiendo la posición y llegando tarde en el lateral izquierdo del campo y dejando un hueco en el centro de la defensa que aprovechó la Real para llegar a la frontal del área con ventaja numérica. Carlos Pérez resolvió la acción disparando al poste derecho de Jaume. Al tunecino, además, le sacaron tarjeta amarilla.

El duelo no tenía un dominador claro y por momentos se rompía con facilidad. El Valencia buscaba la espalda de la defensa realista pero faltaba precisión. En el minuto 20, tras un saque de esquina, Mustafi peinó el balón y Rodrigo, en el segundo palo, consiguió rematar en un escorzo enviando el esférico con violencia contra el larguero. El partido estaba abierto pero el Valencia daba más sensación de peligro. Se veía a los atacantes de naranja afilados. Sobre todo a Rodrigo Moreno. También Cancelo cuando se incorporaba.

La Real también llegaba a la portería de Jaume. A la media hora de juego Bruma, bien defendido por Barragán, acabó disparando sin oposición ante Jaume pero algo desviado. Devolvió el golpe Rodrigo Moreno con un zarpazo desde el pico izquierdo del área que se fue al lateral de la red.

El espectador neutro estaba disfrutando, los aficionados de los dos equipos implicados desconfiaban. Y así se llegó al descanso.

La segunda parte empezó con un cambio en las filas del Valencia con la entrada de Orban por Cancelo y un susto en la portería de Jaume que no acabó en gol por poco en una jugada enmarañada con varios disparos y rechaces. En el minuto 50 lo intentó el equipo de naranja con una gran jugada de Enzo Pérez con pase interior a Santi Mina que caracoleó en vez de disparar. El partido, tras el paso por los vestuarios, seguía con alternativas en las dos porterías. Seguía siendo una moneda en el aire.

En el minuto 53 Elustondo protestó un penalti claro de Barragán que agarró al futbolista de la Real. Afortunadamente el árbitro no lo vio. La mala noticia llegó cuando Enzo Pérez pidió el cambio por tener molestias físicas. Salió en su lugar Javi Fuego. El Valencia ya no tenía presencia ofensiva. En el minuto 57 la Real volvió a tener una ocasión extraña, con chuts y rechaces, precedida de unas manos de Jonathas. En la acción siguiente Santi Mina controló dentro del área y cruzó el balón que se fue rozando el poste. Definitivamente, el duelo estaba loco.

En el 62 Jaume desvió un disparo a quemarropa de Rubén Pardo. A partir de ahí el partido se rompió a favor de la Real. Las ocasiones animaron a Anoeta y el equipo local creció. Se entró en una fase de dominio de los locales que duró hasta que el árbitro señaló el final.

Neville reaccionó ante esta situación realizando la última sustitución y dando entrada a Negredo por Santi Mina. Alcácer pasó a jugar algo escorado a la izquierda y el Valencia no varió el dibujo táctico. El centro del campo del Valencia compuesto por Parejo y Javi Fuego estaba naufragando en Anoeta.

Se entraba en el último cuarto de hora y pasó lo que tenía que pasar viendo la pájara valencianista. La Real Sociedad se adelantó en el marcador en una acción con un punto de desgracia porque el centro tocó en Orban y hubo también falta de entendimiento entre Mustafi y Jaume. Al final el esférico cayó en Jonathas que no perdonó a puerta vacía.

El Valencia ahora ya no tenía nada que perder y debía lanzarse al ataque. Sin embargo, el equipo de Neville no supo encajar el golpe y, dos minutos después, la Real hizo un gol parecido al anterior pero, en este caso, la jugada fue limpia: centro de Carlos Martínez y cabezazo impecable de Jonathas.

El Valencia había perdido la posibilidad de llevarse la victoria y de puntuar en dos minutos porque tampoco hubo reacción tras el segundo tanto realista. De hecho, hasta el minuto 90, la imagen del equipo fue indigna para un club como el Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *