El Valencia cierra el año con derrota

El equipo de Gary Neville ofrece muy pocos argumentos para llevarse la victoria en Villarreal y se queda a 11 puntos de la Champions League.


Foto: Dulce Sotos -

Foto: Dulce Sotos –

Foto: Dulce Sotos -

Foto: Dulce Sotos –

Es cierto que el Valencia mejoró su juego en la segunda parte y que el gol del Villarreal llegó cuando el equipo de Neville más estaba atacando. Pero en el cómputo global del encuentro el equipo groguet fue superior al blanquinegro. El rendimiento en los primeros 45 minutos fue paupérrimo y con el marcador en contra no se creó ninguna ocasión. Gary Neville tiene mucho trabajo por delante y muy poco tiempo para llevarlo a cabo. La situación en Liga empieza a ser irreversible.  

El técnico inglés hizo la revolución en el once que estaba prevista, es decir, salió con dos delanteros, Negredo y Alcácer, dos carrileros, Barragán y Cancelo y tres centrales, Abdennour, Vezo y Aderllan. El resto del equipo lo completaron Jaume en la portería y Danilo, André y Parejo en el centro del campo. El futblista de Coslada actuó como jugador más retrasado

El derbi regional empezó con un disparo peligroso de Jonathan Dos Santos que Jaume resolvió con suficiencia. En la acción siguiente lo intentó Soldado. Al Valencia le estaba costando entrar en el partido. Se intuía que su intención era la de dominar a través de la posesión pero ése era el plan que estaba desarrollando el Villarreal. Hasta el minuto 15 el equipo de Neville se limitó a replegarse y no tener fisuras defensivas.  Después el Valencia se empezó a asentar. Con la defensa adelantada impedía que el equipo groguet combinara con tranquilidad y trataba de salir rápido al ataque cuando recuperaba el balón. El partido, aún así, no tenía demasiado ritmo por las continuas faltas de ambos equipos.

En el minuto 20 Bruno, a balón parado, pudo hacer el primer gol pero su disparo se fue desviado por poco. El Valencia sufría por momentos y no llegaba a la portería de Areola. Jaume sacaba siempre en largo sin encontrar resultados. La propuesta del equipo blaquinegro estaba siendo muy pobre. El tiempo pasaba sin mayores incidencias sobre el terreno de juego. El Valencia era intenso en la presión, especialmente Parejo, pero el equipo no sabía qué hacer con el balón. La primera parte acabó sin ningún disparo a puerta por parte del equipo blanquinegro.

La principal novedad al empezar la segunda parte fue comprobar cómo Jaume ya no sacaba en largo. Este hecho mejoró sensiblemente la capacidad del equipo para construir fútbol y por extensión, para llegar a la portería de Areola. André Gomes en el minuto 56 protagonizó el primer acercamiento con peligro. Su conducción pudo acabar en penalti pero el portugués no se tiró y acabó enviando el balón al cuerpo de Areola. El equipo de Neville empezaba a dar señales de vida en ataque y después lo intentó Parejo desde fuera del área. También la tuvo Alcácer con un remate en el primer poste que se fue a las nubes. Los aficionados valencianistas animaban ahora con más fuerza.

Sin embargo en el minuto 63 el Villarreal consiguió adelantarse en el marcador. Bruno, en una situación similar a la falta lanzada en la primera parte, ajustó más el disparo que entró por toda la escuadra. El Valencia encajó bien el golpe y buscó reaccionar con rapidez. Alcácer no consiguió dirigir el remate entre los tres postes tras una excelente dejada de Negredo con la cabeza. Todavía quedaba tiempo por delante. Gary Neville decidió hacer la primera sustitución en el minutob 68 dando entrada a Santi Mina por Barragán.

Ahora la posesión era para el Valencia y se jugaba en campo del Villarreal. Aún así faltaba claridad de ideas para poner en aprietos al guardameta groguet. En el minuto 74 Piatti ingresó en el campo en lugar de Danilo. El Valencia se recompuso tácticamente con un 4-4-2 pasando Vezo al lateral derecho.

La situación del Valencia era de impotencia sobre del terreno de juego y de frustración entre sus aficionados. El equipo blanquinegro adelantaba las líneas y eso generaba peligro al contragolpe. En el 85 Fran Villalba entró por Parejo. El Madrigal ya era una fiesta viendo que el Valencia era inofensivo. Y así terminó el partido y el año 2015. Con un Valencia en horas bajas y que necesita mejorar mucho si quiere que el año que viene sea mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *