Paso adelante del Valencia de transición

El equipo dirigido por Voro pudo reflejar la diferencia de categoría en el marcador pero no en el juego. El Barkaldo fue un digno rival y Voro aumenta su leyenda ganadora. La eliminatoria queda encarrilada.


Habló Voro en la previa de que el mínimo exigible era el esfuerzo y el sacrificio y su equipo cumplió con eso pero no pasó de ahí. Suficiente, en cualquier caso, para ganar el partido en Lasesarre y dar un paso de gigante para estar en los octavos de final de la Copa del Rey. En cualquier caso, dentro de dos semanas en Mestalla el Valencia deberá certificar el pase.

Voro revolucionó la alineación aunque lo hizo condicionado por las diez bajas y la conciencia de que el próximo sábado el FC Barcelona visita Mestalla. Donde sí que imprimió claramente su sello el técnico interino fue en el planteamiento táctico. El Valencia se dispuso en el campo formando un 4-2-3-1, con Rafa Mir de mediapunta, Santi Mina de delantero centro y Cancelo y Bakkali por los extremos. La sala de máquinas quedó para Parejo y Danilo. Debutó con el Valencia en competición oficial Diallo, un central senegalés con nacionalidad belga de 19 años que fichado en el pasado mercado de invierno para el Mestalla y que tiene un potencial y un futuro espléndido.

El partido empezó bastante igualado. Ninguno de los dos equipos lograba hacerse con el control del juego. Voro en el banquillo pedía tranquilidad y que sus jugadores trataran de conservar la posesión del balón. Al menos el Valencia mantenía la intensidad defensiva y el Barakaldo tampoco tenía muchas opciones de acercarse a la puerta de Ryan con peligro. Por lo menos hasta el primer cuarto de hora cuando el equipo local consiguió batir al portero australiano tras un saque de esquina mal defendido por el Valencia.

En el minuto 17 Armiche, ex del Mestalla, que estaba creando muchos problemas por la derecha, obligó a Ryan a hacer una excelente intervención. Fue el momento clave del partido y de la eliminatoria. El Barkaldo desperdició la oportunidad de sembrar el caos en el equipo dirigido por Voro y en la jugada siguiente las aguas volvieron a su cauce para los intereses valencianistas. Cancelo realizó una acción individual espectacular recorriendo bastantes metros con el balón pegado al pie desde la derecha, pisando área, y batiendo al portero local con el exterior del pie. Gran gol para empatar la contienda.

El Barakaldo no se resintió del golpe y continuó creciendo en el partido ante un Valencia que no ofrecía ningún argumento futbolístico interesante. Sin duda, sobre el campo, estaba prevaleciendo el plan ideado por el equipo vasco. Hubo que esperar al minuto 39 para ver la segunda ocasión del Valencia con una jugada de Bakkali que finalizó con un disparo que se marchó alto.

En los últimos compases de la primera parte se pudo ver una mejor versión del equipo de blanco teniendo más control sobre el esférico. El partido práctico pasaba por ahí, por minimizar los impulsos del Barakaldo a través del balón. Pero en el minuto 43 Ryan volvió a ser providencial desviando un disparo potente aunque algo centrado.

El segundo periodo se empezó con un cambio en las filas del Valencia con la entrada de Alcácer por Rafa Mir pero con pocas variaciones en el devenir del encuentro. El Barakaldo era el equipo que daba más sensación de peligro y el Valencia no era capaz de hacer valer su teórica superioridad. Voro hizo la segunda sustitución en el minuto 60 y Bakkali dejó su lugar en el campo a Gayà.

Los minutos pasaban y el partido no ofrecía ningún aliciente nuevo. Sin embargo, en el minuto 65, un buen pase de Santi Mina dejó sólo a Alcácer que pisó el área por la zona derecha. El delantero de Torrent, en vez de disparar, vio la llegada de Gayà al segundo palo y le sirvió el gol en bandeja. El Valencia realizaba su segundo disparo a puerta y su segundo gol.

El tanto del Valencia acabó con la resistencia del equipo local, algo lógico teniendo en cuenta que todos los méritos acumulados no le habían servido al Barakaldo para nada. Ahora sí, el Valencia empezó a hacer su partido, moviendo el balón con comodidad y llegando a la portería rival. Voro decidió hacer la última sustitución dando entrada a Enzo Pérez por Santi Mina. El equipo se reestructuró formando un triángulo en el centro del campo con Parejo como hombre más retrasado de mediocentro defensivo y Danilo y Enzo por delante. El centrocampista de Coslada rememoraba sus tiempos con Valverde.

El Barakaldo hizo un último intento con jugadas a balón parado. En una de ellas Vezo pareció tocar el balón con las manos. Sin embargo, el penalti llegaría en el minuto 88 en el área contraria. Una buena jugada de ataque acabó con Enzo Pérez encarando y superando al portero del Barkaldo que le derribó. El colegiado, además, expulsó al guardameta y se tuvo que poner bajo palos un futbolista de campo porque ya el equipo vasco ya había agotado las sustituciones. Parejo convirtió el penalti y sentenció el partido y, seguramente, la eliminatoria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *