Tres puntos de sutura que no cierran la herida

Un gol de Mustafi permite al Valencia conseguir la primera victoria liguera en Mestalla. El equipo venció pero no convenció


Tres puntos de sutura y, esperemos, un punto de inflexión. La necesidad apretaba y la victoria era un bálsamo necesario para que el equipo de Nuno viaje con más confianza a Lyon. Se ha empezado a revertir la situación pero todavía queda mucho camino por delante. El Valencia, siendo generosos, sólo fue ligeramente superior al Granada a lo largo del partido. El equipo nazarí tuvo sus opciones pero, en esta ocasión, la fortuna y la efectividad estuvieron del lado de los moradores de Mestalla.

El coliseo valencianista presentó un buen aspecto y recibió a su equipo con cariño, facilitando el propósito de enmienda de los jugadores. Nuno salió con el once esperado: muchos cambios respecto al último partido y también variación táctica. Los futbolistas que salieron al campo de inicio fueron Jaume, Cancelo, Orban, Vezo, Mustafi, Enzo Pérez, Parejo, Bakkali, Feghouli, Alcácer y Negredo. Un clásico 4-4-2 por primera vez esta temporada.

Cabía esperar un inicio fulgurante del Valencia. Sin embargo, el Granada salió bien posicionado al campo y sin complejos. Se cumplía el minuto 10 y el partido estaba siendo bastante igualado en posesión del balón aunque el Granada llegaba más a la portería del Valencia que a la inversa. Mestalla seguía esperando pacientemente a su equipo que no acababa de aparecer. Cuando el Valencia recuperaba el balón daba la sensación de que podía generar mucho peligro porque atacaba con muchos jugadores, sin embargo, faltaba claridad de ideas para concretar las jugadas. Bakkali, por su banda encaraba a su defensor sin suerte y Negredo y Alcácer no estaban precisos dándole continuidad a las jugadas.

A partir del minuto 20 se empezó a romper la paz en Mestalla con tímidos silbidos al juego del equipo. Justo en ese momento el Valencia empezó a crear peligro sobre la portería defendida por Andrés Fernández gracias a una combinación entre Alcácer y Negredo. A partir de ahí, el equipo blanquinegro empezó a atacar con más intensidad. En el minuto 25, tras un centro de Bakkali llegó el gol de Mustafi. La jugada venía de un saque de esquina que fue rechazado. El balón volvió al extremo belga por la derecha que centró al segundo palo. Por allí apareció Mustafi que, tirándose en plancha, cabeceó el balón con el alma para introducirlo dentro de la portería. El Valencia, después de dos jornadas, volvía a marcar.

El Granada respondió al golpe con una jugada en la que El Arabi remató al larguero un centro de Success. Un aviso evidente de que todavía quedaba mucho partido por delante. El Valencia con el gol, eso sí, descargaba mucha ansiedad y presión. Este hecho se reflejó en el campo y los jugadores empezaron a actuar con más confianza. El resultado fue un tramo de superioridad blanquinegra sobre el campo y alguna ocasión. Lo intentó Negredo tras una combinación con Cancelo pero el disparo del Tiburón desde dentro del área pequeña algo escorado se fue al lateral de la red de la portería. El Valencia hacía todo con más fe: la presión, los pases y los regates.

Justo antes del descanso Jaume evitó el empate tras un saque de falta magistral de Fran Rico. El gato de Almenara sacó el balón de la escuadra con una excelente estirada.

El segundo tiempo empezó con una clara ocasión a favor del Valencia. Alcácer remató desviado un centro de Cancelo en una posición aparentemente muy cómoda. El partido seguía a impulsos por parte de los dos equipos. Ninguno conseguía el control del juego y había alternativas en las dos porterías.

Nuno realizó su primer cambio en el minuto 60 dando entrada a Piatti por Bakkali. El futbolista belga se retiró al banquillo tras haber realizado un buen partido y con el reconocimiento de Mestalla en forma de ovación. La intranquilidad seguía presente en Mestalla porque el resultado era muy justo y porque el Granada no renunciaba al empate.

Ante la ausencia de Bakkali sólo Cancelo era el único capaz de aportar algo diferente al ataque valencianista. El lateral derecho portugués desbordaba y llegaba a la línea de fondo con bastante facilidad y en repetidas ocasiones. En el minuto 75 Javi Fuego entró al campo por Enzo Pérez. El Valencia pudo sentenciar con un jugada en que Feghouli, tras un rebote, se plantó sólo ante Andrés Fernández sin poder superarlo. El equipo de Nuno estaba atacando más que el de Sandoval.

Sin embargo, conforme se acercaba el minuto 90 el Granada apuró sus opciones. Nuno hizo el último cambio dando entrada a Rodrigo Moreno por Negredo. El hispano brasileño, como era previsible, se llevó una sonora pitada. Una mala elección de Parejo en una posición comprometida también desató las iras de Mestalla. El ambiente se enturbiaba y el árbitro daba cuatro minutos de tiempo añadido. El Granada apretaba y el Valencia acabó peridendo tiempo y pidiendo la hora. Al final del encuentro hubo división de opiniones. Nuno salió al campo para agradecer el apoyo de la Curva Nord mientras que gran parte del resto del estadio le dedicó una sonora pitada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *