El Valencia pierde dos puntos y gana un método

Nuno cambió siete futbolistas respecto al partido contra el Mónaco. El Valencia hizo una gran primera parte pero perdió la inercia en la segunda.


Comentábamos en la previa que los cambios en el once inicial del Valencia no se iban a limitar a cubrir las bajas de los sancionados Gayà, Feghouli y Parejo. La carga de trabajo de la pretemporada y la eliminatoria de la Champions aconsejaban repartir minutos y descansos y Nuno presentó un once con siete cambios.

Las rotaciones van a ser la dinámica de la temporada y hoy se ha podido constatar que hay fundamentos para que funcionen. Aunque el Valencia bajara su rendimiento considerablemente en la segunda parte, algo que se trataba de evitar con los cambios, lo cierto es que la apuesta de Nuno fue más que convincente en el primer periodo. Sólo la falta de acierto impidió al Valencia llegar 0-3 al descanso

Respecto al partido contra el Mónaco disputado en Mestalla sólo repitieron cuatro futbolistas: Ryan, Mustafi, Vezo y De Paul. El argentino, con las ausencias de Parejo y André Gomes, era el único jugador del centro del campo con un perfil más ofensivo a disposición de Nuno. El resto de los titulares fueron Cancelo, Orban, Javi Fuego, Danilo Barbosa, Piatti, Santi Mina y Negredo. Una segunda línea de lujo a la que se unió Bakkali en el segundo tiempo.

El inicio del partido fue un carrusel de imprecisiones por parte de los dos equipos. Ayudaba a este hecho que el césped no se encontrara en buenas condiciones. Cuando el balón pasaba por De Paul se hacía la luz en el juego del Valencia. El equipo de Nuno buscaba las bandas y, sobre todo Piatti, ganaba la línea de fondo con frecuencia.

Santi Mina tuvo el gol en sus botas tras un pase de Negredo que le dejó sólo ante Toño. El veterano portero del Rayo consiguió desviar el cuero a saque de esquina. Avisaba el Valencia que cada vez estaba mejor posicionado en el campo. Empezaba a combinar con comodidad y cada vez aparecían más jugadores en la transición de balón. Javi Fuego daba equilibrio, Danilo Barbosa dejaba sus primeros detalles como jugador valencianista y Negredo fijaba a los defensas y daba soluciones variadas a los ataques.

En el minuto 18 el Valencia hizo una jugada preciosa: Una recuperación de Barbosa en el medio del campo fue el inicio de un contragolpe espectacular. En tres toques el equipo de la Senyera llegó a las inmediaciones de Toño: Javi Fuego abrió a la banda, Piatti centró templado y Negredo dejó el balón de cabeza con mimo a la llegada de Santi Mina. Desafortunadamente el ex del Celta no pudo coordinar el remate a medio metro de la línea de gol y el balón no acabó en las redes de milagro.

El Valencia ya estaba dando argumentos suficientes como para ir por delante en el marcador. Era superior a su rival y estaba llegando con mucha claridad. En el minuto 25 lo volvió a hacer. Un centro desde la derecha de Cancelo generó un rechace al que llegó primero Piatti que puso el balón muy cerca del poste pero sin encontrar portería. Esta vez respondió el Rayo Vallecano con un disparo de Ebert desde fuera del área. Fue la primera intervención de cierto mérito de Ryan. Después, un error de Vezo dentro del área estuvo a punto de salirle muy caro a su equipo. Mustafi salvó la situación con maestría sacando un balón imposible de las botas de Manucho.

Las ocasiones del Rayo provocaron que el partido entrara en una fase más igualada y con menos claridad en la elaboración, sin embargo, conforme se llegaba al final de la primera parte el Valencia volvió a llevar la iniciativa y a pisar el área rival. Negredo le hizo un auténtico 'traje' a su marcador y De Paul volvió a entrar en contacto con el balón. Se estaba viendo a un buen Valencia.

Tras el paso por los vestuarios el equipo de Nuno salió con la misma predisposición. Presionar al Rayo Vallecano y ser el equipo protagonista del partido. De Paul seguía inspirado en la zona de creación y, a partir de él, el Valencia trataba de llevar el peso del juego. Pero no lo conseguía. El equipo local estaba ahora más asentado en el campo y el Valencia ya no llegaba al área rival como en la primera parte y había jugadores que no entraban en contacto con el balón. Los debutantes Barbosa y Santi Mina apenas intervenían. El Valencia, de hecho, le estaba perdiendo el hilo al encuentro cuando Nuno hizo el primer cambio en el minuto 60 y dio entrada a Bakkali por Piatti. El belga también se estrenaba en partido oficial.

El Valencia se salvó de recibir un gol en el minuto 65 casi por intervención divina. El balón se fue besando el poste tras un remate de Manucho que incomodó lo suficiente Mustafi. Nuno decidió hacer la segunda sustitución dando entrada a Barragán por Santi Mina y Cancelo adelantó su posición. El Valencia ya no tenía el ímpetu de la primera parte y el técnico portugués siguió buscando alternativas en el banquillo. En este caso el que entró al campo fue Rodrigo Moreno por De Paul. El equipo de la Senyera, pese a los cambios, seguía sufriendo. La balanza del partido se desnivelaba a favor del Rayo. El encuentro moría y no daba la impresión de que el equipo de Nuno se pudiera llevar los 3 puntos más allá de algún chispazo de Cancelo que no estaba especialmente acertado pero dejaba mucha sensación de peligro.

Y en el minuto 90, cuando parecía que los dos equipos se conformaban con el empate, el Valencia tuvo la victoria muy cercana con un disparo de Negredo que salvó Toño con una gran intervención. Se escapaba la posibilidad de empezar la temporada ganando. El Valencia se dejaba 2 puntos en el camino, 2 puntos que valdrán su peso en oro a final de temporada pero, a falta de que algunos jugadores entren mejor en la dinámica, también se puede hacer una lectura positiva del partido contra el Rayo porque en Vallecas el equipo de Nuno ganó un método: las rotaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *