Por fin una alegría

El equipo de Djukic ganó cómodamente un partido condicionado por la expulsión de Patxi Puñal en el minuto 15. La resistencia de Osasuna llegó hasta el primer gol al borde del descanso. Jonas hizo los tres tantos valencianistas.


El Valencia salió decidido a romper su racha de malos resultados en Mestalla. Al primer minuto, un despeje al borde del área del defensor osasunista dejó el balón para Feghouli que conectó de volea que salió cerca del poste. El dominio en los primeros compases era absoluto. Salvo un error de Barragán que subsanó Bernat, el equipo navarro apenas pasaba de medio campo. Parejo, Oriol y Canales asumían su responsabilidad en la generación de juego y eso es siempre una garantía. Aún así, Osasuna tuvo una buena oportunidad tras saque de falta rematado de cabeza por Arribas. Al cuarto de hora, una jugada aparentemente intrascendete cambió el signo del partido. Patxi Puñal realizó una dura entrada a Parejo en el medio del campo. El árbitro, a dos metros, decidió enviar al capitán osasunista a la caseta expulsado. No midió bien el jugador rojillo la intensidad de su entrada. El encuentro se ponía de cara para el Valencia. Osasuna renunció a cualquier aspiración ofensiva y al Valencia sólo le quedaba tener paciencia para hallar el camino del gol. Primero Parejo con un disparo desde fuera del área, después Jonas desde el punto de penalti y otra vez Guardado desde lejos ponían cerco a la portería defendida por Andrés Fernández. Parejo se hizo dueño y señor del juego. A la media hora una buena acción de Canales recortando hacia dentro desde la izquierda acabó con un disparo del cántaro que, tras tocar en un defensor fue directo al larguero. Parecía cuestión de tiempo que el gol llegara. Bernat, incisivo por la banda izquierda no acaba de estar afortunado a la hora de resolver los uno contra uno. Los centros desde las bandas no encontraban rematador. Hubo que esperar hasta el último minuto de la primera parte para que el Valencia abriera la lata. Un gran pase interior de Feghouli a la incorporación de Barragán por banda derecha permitió al lateral alcanzar al línea de fondo. Su centro fue rematado por Jonas al fondo de las mallas. Tras el gol, el árbitro señaló el camino de los vestuarios.

El partido se reanudó y siguió la misma dinámica. Un disparo de Jonas desde fuera del área que detuvo Andrés Fernández anticipó el segundo gol del encuentro. Un  pase al corazón del área a Canales acabó con el balón en la derecha para Feghouli. Su centro templado fue rematado con violencia por Jonas. El portero rojillo, esta vez, no pudo hacer nada por detener el balón. Por fin Mestalla vivía un partido plácido. Javi Gracia movió el banquillo y entró Silva por Cejudo pero el margen de maniobra del equipo osasunista era muy limitado. El Valencia había abierto brecha y Jonas estaba en vena. En el minuto 54 Barragán puso un inteligente centro raso al borde del área. El delantero brasileño conectó el disparo de primeras y el balón fue directo al travesaño. Tras golpear en el larguero botó ya dentro de la portería. Tres a cero y el Valencia seguía teniendo hambre y presionando la salida de balón osasunista. No está el equipo de Djukic para desaprovechar la oportunidad de darle una alegría a su público. El entrenador valencianista decidió dar entrada a Banega por Canales. Cambio inteligente para preservar al mediapunta cántabro y para intentar introducir a Banega en la mejorada dinámica colectiva. El Valencia estaba desatado. Andrés Fernández sacaba de manera casi milagrosa un remate picado de cabeza de Jonas. Sería una de las oportunidades del brasileño que al poco se retiró para dejar el puesto a Postiga. El partido estaba absolutamente roto. El Valencia bajó un poco la intensidad en ataque. Aunque aún hubo alguna llegada más con cierto peligro  el encuentro acabó un cuarto de hora antes de que el árbitro pitara el final.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *