Consecuencias de la dinámica negativa

No supo el Valencia abordar el partido en los últimos minutos cuando lo tenía de cara tras conseguir empatar. No supo el equipo de Djukic convertir las claras ocasiones de las que dispuso a lo largo del encuentro. Y así se explica la derrota en Elche porque, el Valencia, no hizo un mal partido.


Ambientazo en el Martínez Valero que presentó un aspecto espectacular  rozando el lleno. 2.500 valencianistas eran protagonistas en la grada. Como estaba previsto, Jonas salió de titular y Canales ocupó la posición de Banega.  Así las cosas, las principales novedades del once fueron la presencia de Guardado por el lateral izquierdo, la de Barragán por el derecho y la de Fede en la demarcación de interior izquierdo.  

Un disparo de Pabón en el primer minuto anunció la tendencia del partido. El Valencia, de naranja, se hizo con la posesión del balón en parte, porque ese era el plan de Fran Escribá.  El entrenador valenciano no debió contar con la capacidad asociativa de Parejo y Canales a los que si se les concede la posibilidad de elaborar, son capaces de desnudar cualquier entramado defensivo. Al cuarto de hora Ricardo Costa tuvo una oportunidad inmejorable para hacer gol. A saque de córner, Jonas peinó el balón en el primer palo hacia el segundo. Allí apareció Ricardo Costa completamente sólo y a menos de medio metro de la portería, y con el guardameta descolocado, el central portugués envió un potente disparo al larguero. Tres minutos después fue Fede quien encaró al portero por el lateral izquierdo del área tras una rápida y certera combinación de Parejo con Jonas. Su disparo pasó rozando el poste. El equipo estaba jugando bien. El Elche perdía el balón con facilidad y el Valencia tenía profundidad por las bandas con los laterales. Sobre todo Barragán. A la media hora de juego, de nuevo doble ocasión con dos remates de cabeza en la misma jugada. El primero de Pabón y el segundo de Jonas.  El Valencia, a partir de ese momento, perdió algo el control del partido pero, aún así, antes del descanso, aún hubo una jugada de peligro más: un disparo desde fuera del área de Pabón que obligó a Manu Herrera a realizar una gran estirada. La primera noticia de que Diego Alves jugaba se produjo a raíz de  un tremendo pase de Rivera desde el medio del campo que dejó en carrera sólo a Fidel. El jugador ilicitano disparó raso al centro sin demasiada potencia y el portero brasileño no tuvo demasiados problemas para detener el esférico.

El paso por vestuarios le sentó mejor al Elche que al Valencia. El partido se niveló y el equipo de Djukic se mostraba más obtuso con el balón. Pese a ello, el Valencia dispuso de otra buena oportunidad. Javi Fuego cabeceó sin oposición tras saque de falta pero el remate salió desviado por poco. El Elche seguía sin llegar a portería pero, la segunda vez que lo hizo, el balón acabó en las redes. Fidel conectó un gran remate de cabeza en posición acrobática. El balón entró pegado a la base del poste sin que Diego Alves pudiera hacer nada. El encuentro, injustamente viendo los méritos realizados por cada equipo, se ponía cuesta arriba. Convenía hacer algún cambio y no tardó mucho Djukic en introducir a Hélder Postiga por Fede que completó un partido aceptable pero sin brillantez. Jonas retrasó su posición y Canales se desplazó a la izquierda. En la grada, los valencianistas seguían empujando y, en el campo, el equipo lo intentaba. Primero Postiga y luego Jonas llegaron con peligro. El Elche se armó atrás para esperar las embestidas valencianistas. El dominio territorial era absoluto. De nuevo una doble ocasión en la misma jugada pero, en ete caso, ambas fueron clarísimas: Parejo puso un pase interior a Jonas que no logró definir ante la salida deManu Herrera. El rechace llegó a Pabón pero su remate de cabeza también fue detenido por Lombán bajo los palos. Djukic volvió a mover el banquillo. Salió Bernat por Pabón y el cambio, al poco se convirtió en providencial. En el minuto 73 Barragán puso un centro pasado desde la derecha. La defensa del Elche no despejó el balón y ahí apareció como una exhalación Bernat. Remató de volea de forma espectacular pero Manu Herrera repelió el balón. El esférico volvió a caer en la zona del extremo valencianista y Bernat remachó a la red con una volea de difícil ejecución. Empate y el Valencia venía creciendo con la inercia del partido a su favor. Un disparo de Postiga desde fuera del área y el posterior rechace al que no llegó por poco Jonas, estuvieron cerca de suponer la remontada. Los gritos de ‘Valencia-Valencia’ se adueñaban del Martínez Valero. Fran Escribá quiso sacar a su equipo de atrás con la entrada de Cristian Herrera y lo consiguió porque el encuentro se volvió a igualar. El propio Cristian Herrera dispuso de una buena ocasión nada más salir al campo con un disparo desde lejos que pasó cerca del poste de la portería defendida por Diego Alves. En la jugada siguiente, de nuevo Cristian Herrera disparó a puerta pero, esta vez, el balón acabó en gol. El jugador canario aprovechó un excelente pase de Coro para ingresar en el área y batir a Diego Alves desde el perfil izquierdo. Djukic ordenó la entrada de Banega por Javi Fuego. El Valencia, de todas maneras, pareció acusar el golpe. Sólo quedaba la opción de empatar y el tiempo se consumía. En realidad ya no se jugó mucho más al fútbol y el partido acabó con una dolorosa derrota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *