Teixera se entromete en la victoria del Valencia

Reparto de puntos en San Mamés en un partido en el que hubo sangre, sudor y escándalo arbitral.


Un fuera de juego clarísimo permitió al Athletic empatar en el último minuto. Poco antes, inexplicablemente, el árbitro del partido Teixeira Vitienes había expulsado a Otamendi por llegar antes que el rival a un balón dividido. El equipo de Nuno rozó la victoria y estuvo a punto de certificarla con tres ocasiones de Rodrigo que pudieron significar el 0-2 en el marcador. Finalmente, el Valencia se vuelve con un sólo punto a la capital del Túria y un enfado monumental y justificado con la actuación arbitral.

Nuno, tal y como se esperaba salió con el equipo previsto. La ausencia de Parejo conficionó el sistema del cuadro blanquinegro que salió al campo con un 4-4-2 en vez del habitual 4-3-3. Rodrigo acompañó a Alcácer en la delantera y André Gomes formó en la zona ancha junto a Javi Fuego. La otra novedad respecto al último partido contra el Villarreal fue la presencia de Orban en sustitución del lesionado Gayà.

Comentó el entrenador del Valencia en la rueda de prensa previa al choque que había que tener en cuenta el factor San Mamés por la atmósfera que se crea en el estadio bilbaíno. Sin embargo, el partido empezó con la afición visitante haciéndose oír bastante más que la del Athletic. Esto debió estimular a los jugadores sobre el terreno de juego porque el Valencia tuvo una buena puesta en escena. El equipo completamente de blanco por la coincidencia de color en el pantalón con el Athletic estaba bien asentado sobre el campo pero la primera llegada con cierto peligro fue para los locales con un centro chut de Balenziaga que no encontró rematador. Estaba Rodrigo bastante activo y participativo y también aparecían por bandas Feghouli y Piatti. El Valencia defendía replegado en su campo sin hacer ninguna concesión y cuando recuperaba buscaba la contra. Pero el ataque estático del Valencia también ofrecía alternativas interesantes. Las sensaciones eran buenas pero no se creaban ocasiones de gol. La primera llegó en el minuto 23 con un disparo de Alcácer desde fuera del área. El delantero de Torrent, dando la sensación de poco esfuerzo, sacó un disparo potente y serpenteante que puso en muchos problemas a Iraizoz. La mala noticia llegó en la siguiente acción porque Pablo Piatti se tuvo que retirar lesionado. El argentino fue sustituido por su compatriota Rodrigo De Paul. El equipo se recompuso con Rodrigo Moreno pegado a la banda izquierda y De Paul en la posición de mediapunta. El partido era intenso, los dos equipos presionaban y era difícil combinar. Conforme se acercaba el final de la primera parte el choque se empezó a trabar y el colegiado trató de parar la creciente agresividad con tarjetas amarillas para los dos equipos poco justificadas. Coincidió este tramo del partido con el de más efervescencia del Athletic. San Mamés empezaba a rugir pero el Valencia se mostraba sin fisuras defensivas. Terminaba la primera parte y el equipo de blanco no lo había hecho mal. Eso sí, para llevarse la victoria iba a necesitar llegar más veces a la portería defendida por Iraizoz.

La segunda parte empezó con la mejor ocasión del partido hasta ese momento. Etxeita remató un saque de esquina y obligó a Diego Alves a realizar una gran estirada para sacar el balón. Un serio aviso por parte de los locales. Aún así, el Valencia, en el inicio de los segundos 45 minutos seguía estando bien posicionado sobre el campo. En el minuto 55 Otamendi sacó de la línea de gol un remate de cabeza de Aduriz cuando Alves ya estaba superado. Las oportunidades de gol que se habían resistido en la primera parte empezaban a llegar pero en contra del Valencia. La situación empezaba a ser preocupante porque al equipo de Nuno apenas le duraba la posesión. Y en el peor momento llegó el gol del Valencia. Un señor gol de De Paul. Orban, Javi Fuego y Rodrigo trabajaron con paciencia la jugada por banda derecha y el balón acabó con Rodrigo pisando área y poniendo el balón raso para Alcácer. El delantero de Torrent, muy inteligente, lo dejó pasar y llegó a las botas de De Paul. El argentino controló con comodidad porque el gesto de Alcácer había descolocado a la defensa rojiblanca. De Paul condujo un poco y, más que un disparo, dio un pase ajustado al poste que acabó en el fondo de las redes. Golazo y el partido se ponía de cara para los futbolistas de blanco. El tanto supuso un refuerzo moral para el Valencia y la tendencia del partido cambió. El Athletic se empezó a desesperar y el equipo de Nuno controlaba el juego y buscaba otro gol. Nuno hizo el segundo cambio en el minuto 70 dando entrada a Negredo por Alcácer. El Valencia pudo sentenciar el partido poco después con una jugada espectacular: Otamendi sirvió un balòn largo para Negredo que le dio continuidad a la jugada con la espuela y se introdujo en el área por la parte derecha. El delantero madrileño paró, aguantó y centró a la llegada de Rodirgo al segundo palo. El hispano brasileño conectó con el balón pero no pudo enviarlo entre los tres palos. Se entraba en el último cuarto de hora del partido y el Athletic trataba de encerrar al Valencia con juego directo pero sin crear peligro. Por el contrario el equipo visitante ahora, cada vez que llegaba, creaba una situación clara de gol. La volvió a tener Rodrigo tras un saque rápido de falta que sorprendió a la defensa bilbaína. El ex del Benfica encaró sólo a Iraizoz pero no pudo superarlo. Tampoco lo consiguió en la siguiente jugada cuando remató un centro desde la banda de

El segundo gol no llegaba por poco y el partido se complicó en el mnuto 83 cuando el árbitro expulsó sin motivos a Otamendi. El internacional argentino se limitó a llegar antes en la disputa de un balón. Ganó la partida al jugador del Athletic pero el árbitro decidió sacarle la tarjeta roja.

Nuno realizó la última sustitución y dio entrada a Cancelo por Rodrigo. Se venía la ofensiva del Athletic con uno más sobre el campo. Estaba aguantando con bastante suficiencia el Valencia pero en el último minuto del partido Aduriz empató el partido en claro fuera de juego. En el tiempo añadido el conjunto bilbaíno vio de cerca la posibilidad de conseguir el gol de la victoria. El Valencia, lógicamente, estaba roto. La actuación arbitral le había hecho un daño irreparable pero aún así aguantó el empate.

Teixeira Vitienes se convirtió en el protagonista de un partido que el Valencia mereció ganar. La expedición blanquinegra se marchó, con mucha razón, indignada de San Mamés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *