El Villarreal desinfla el globo

Una parte para cada equipo en el derbi regional en el que ambos conjuntos le tuvieron mucho respeto a su rival. El impulso final del Valencia no sirvió para reterner los 3 puntos en Mestalla y el equipo blanquinegro pierde la tercera posición de la Liga


El Valencia quiso jugar con los tiempos del partido y al final se quedó sin tiempo. El equipo dirigido por Nuno trató de contener a su rival y aprovechar alguna acción para llevarse el partido pero faltó algo de determinación y mucho fútbol. No fue el Valencia el equipo afilado de los últimos partidos, no hubo juego por bandas ni aparecieron los mediocentros en la creación.

Nuno salió con el once previsto, es decir, con los mismos jugadores que consiguieron la victoria de forma brillante en Elche. La Semana Santa se notó en el aspecto de Mestalla que presentó más asientos vacíos de lo habitual. Aún así, los aficionados que acudieron dotaron de un gran ambiente al partido. Hubo, también, una nutrida presencia de seguidores del Villarreal.

El Valencia salió dispuesto a darle continuidad al gran momento de juego que atravesaba antes del parón liguero pero el inicio del choque fue bastante igualado. Tal y como se preveía el Villarreal era el equipo que más posesión acumulaba aunque sin llegar al área de Diego Alves. El Valencia, en ese punto, no se encontraba incómodo aunque le costaba recuperar y salir a la contra. Otamendi, por lo menos, le marcaba el territorio a Vietto pero el partido tenía más color groguet que blanquinegro. En el minuto 19, de hecho, el Villarreal tuvo la primera aproximación con cierto peligro en un balón envenenado enviado al área en el que Mustafi y Diego Alves dudaron a la hora de despejar. Afortunadamente, la acción no pasó a mayores. Además, a partir de ese momento, el Valencia despertó. André Gomes empezó a romper líneas con su potente zancada y, aún sin claridad de ideas, se jugaba más en campo de los visitantes. A la media hora el Villarreal reclamó un penalti de Gayà a Vietto. Lo que parecía claro es que al Valencia no le iba a resultar sencillo conseguir los 3 puntos en disputa. Al equipo blanquinegro le faltaba pausa cuando tenía el balón en su posesión y no conseguía potenciar su juego exterior con Feghouli y Piatti bastante desaparecidos. Se llegó al final de la primera parte sin que ninguno de los dos equipos hubiera generado una ocasión clara de gol. El Valencia tenía mucho que mejorar de cara a los segundos 45 minutos.

En la reanudación la tónica del partido, en primera instancia, siguió igual. El público estaba más frío, más expectante. El Valencia mostraba un perfil más ambicioso que en el primer tiempo pero seguía sin llegar al área defendida por Asenjo. Estaba siendo un partido muy plano. Nuno decidió hacer el primer cambio en el minuto 64 y Feghouli dejó su lugar en el campo a Rodrigo Moreno. Poco después llegó la segunda sustitución, en este caso, obligada por los problemas físicos de Gayà que tuvo que ser cambiado por Orban. Los minutos pasaban y ya había quedado descartado que el Valencia ganara el partido arrollando a su rival o, simplemente, siendo mejor. Se imponía pues obtener los 3 puntos por lo civil o por lo criminal. La tendencia del duelo había cambiado y ahora el que esperaba replegado para buscar la contra era el Villarreal. La primera ocasión clara del Valencia llegó en el minuto 70. La creó Rodrigo de la nada, recortando hacia dentro desde el pico izquierdo del área y golpeando con la derecha. Asenjo no pudo atajar y el rechace también generó peligro sobre la portería grogueta aunque finalmente los defensores del Villarreal lograron sacar el balón. La ocasión sirvió para reactivar a la afición. Hacía falta un Forment o un Baraja que desatascara el partido. Nuno hizo su última sustitución con un cambio de cromos en la posición de delantero centro: se retiró Alcácer y entró Negredo. El delantero madrileño empezó a generar problemas a la defensa grogueta con una chilena que no fue lo suficientemente potente como para inquietar a Asenjo. En la jugada posterior, Negredo estuvo a punto de adelantarse a la defensa y al portero del Villarreal tras un gran pase interior de Rodrigo. A la tercera oportunidad reclamó un penalti pero el árbitro señaló la infracción en sentido contrario. El Valencia apretaba pero el tiempo se agotaba. En el minuto 87 una falta en la frontal del área dio la opción a Parejo de poner por delante en el marcador al equipo blanquinegro pero su disparo salió ligeramente desviado. El árbitro señaló cinco minutos de descuento y Mestalla empezó a empujar con fuerza consciente de la trascendencia de los 3 puntos. Con cada ataque el coliseo valencianista rugía. Rodrigo realizó otra gran jugada por banda derecha pero su centro no encontró rematador. Fue la última ocasión antes de que el árbitro señalara el final del partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *