La evolución esperada

Como ya es norma el Valencia consigue los 3 puntos en Mestalla y, en esta ocasión, mejora su imagen respecto a los últimos partidos.


Cualquier crítica al fútbol del Valencia hasta la fecha ha venido condicionada por el hecho de que se trata de un equipo en construcción. Por eso, ver la suficiencia con la que el Valencia ha manejado el partido contra la Real reconforta y apunta a una evolución esperada. El equipo de Nuno en la primera parte generó muchas ocasiones, asumiendo la posesión y entrando por las bandas y en el segundo periodo, tras marcar los dos goles, no pasó ningún apuro defensivo.

Como sucediera contra el Getafe, a la afición del Valencia le costó entrar al estadio aunque,  a los diez minutos de que hubiera empezado el encuentro, el coliseo valencianista presentaba un aspecto majestuoso.

Nuno despejó las únicas dudas que había sobre su alineación dejando en el banco a André Gomes y Rodrigo y optando por alinear a Enzo Pérez y Feghouli. El equipo se dispuso sobre el campo con un 4-3-3 claro, con Javi Fuego guardándole las espaldas a Parejo y Enzo Pérez.

El partido empezó con los dos equipos queriendo mantener la posesión del balón aunque los primeros acercamientos a la portería corrieron a cargo de los visitantes. Por parte del Valencia, una vez más, la mayor parte del juego ofensivo recaía en la banda izquierda donde Gayà y Piatti se entienden a la perfección. La Real estaba muy pendiente de dificultar la salida del balón blanquinegra y Parejo estaba continuamente vigilado. La primera ocasión clara del encuentro llegó a raíz de un mal despeje del portero realista Rulli. Esto provocó un desajuste defensivo que aprovechó Parejo para servirle un buen balón a Feghouli. El argelino en carrera decidió disparar cuando también tenía la opción de Negredo que llegaba por el centro, El chut del ‘8’ valencianista salió desviado. Poco a poco, el Valencia iba haciéndose el dueño del partido y se jugaba casi por completo en el campo de la Real. Aparecía más Parejo aunque todavía faltaba algo de ritmo para que el acoso fuera más continuado. En el minuto 25 Mustafi estuvo cerca de hacer el primer gol tras rematar un gran saque de esquina lanzado por Piatti. En la jugada siguiente la tuvo Otamendi que, tras un mal despeje del defensor realista, se quedó sólo, con el balón franco a tres metros de la portería defendida por Rulli. Su disparo se fue desviado pero el Valencia hacía méritos para ir por delante en el marcador. El partido se había convertido en un monólogo blanquinegro. El equipo de Nuno estaba jugando bien con todo lo que eso significa. Enzo y Parejo funcionaban en el medio y había profundidad por ambas bandas. La Real Sociedad paraba el encuentro con faltas y consiguió frenar el ritmo que le había impuesto al partido el Valencia. La primera parte acabó algo más igualada y con un importante susto cuando Otamendi se retorció de dolor. La situación será dramática o no en función del alcance de la lesión. Por lo pronto, en la segunda parte salió Lucas Orban.

El partido se reinició con el Valencia, de nuevo, queriendo llevar la iniciativa del juego. En el minuto 52, el equipo de Nuno encontró recompensa a su propuesta. Una jugada por la banda derecha de Parejo acabó con un centro raso y potente al primer poste. Por allí apareció Piatti que, con ayuda del defensor realista, consiguió enviar el balón al fondo de las mallas con algo de suspense tras dar en el poste. Ahora, La Real, que había estado muy cómoda defendiendo el empate, tenía que dar un paso hacia adelante. Pero cuatro minutos después el Valencia pondría tierra de por medio en el marcador. Esta vez, tras una transición rápida, el balón llegó a las botas de Feghouli por la derecha que puso un centro medido para que Piatti hiciera el segundo. En diez minutos el Valencia, prácticamente, había sentenciado el encuentro. Mestalla entraba, como suele ser habitual esta temporada, en estado de felicidad. Además, la Real Sociedad no daba la sensación de poder inquietar a Diego Alves. Nuno decidió hacer el segundo cambio en el minuto 67 dando entrada a Rodrigo por Feghouli. El choque entraba en otra fase con la Real Sociedad queriendo llevar el peso del partido y el Valencia replegado sin hacer concesiones y con peligro cada vez que llegaba cerca de la portería de Rulli. En el minuto 75 Rodrigo pudo hacer gol tras un centro de Negredo desde la izquierda.  En el minuto 80 Nuno realizó la última sustitución. Piatti dejó el campo con la grada puesta en pie y su lugar lo ocupó De Paul. El partido, en realidad, ya no tenía demasiada historia y la gente empezaba a abandonar el estadio, tal vez, con destino a la mascletà para redondear la mañana. Quedaba alguna referencia al ‘caloret’ por parte de la Curva Nord y poco más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *