Tres puntos más a la hora de comer

Tras una primera parte para olvidar, el Valencia apretó en la segunda y consiguió sacar los tres puntos adelante.


Por lo visto en el partido contra el Getafe se extrae la conclusión de que el Valencia sigue teniendo mucho margen de mejora. La buena noticia es que, mientras va encontrando la fluidez en el juego, suma de tres en tres y conserva la cuarta posición en la tabla.  

Mestalla se empezó a llenar como quien se despereza y va saludando poco a poco al nuevo día. A falta de diez minutos para que empezara el encuentro el coliseo valencianista presentaba un aspecto irreconocible con poco más de media entrada. En el momento de iniciarse el partido la afluencia aumentó y, a los diez minutos, Mestalla ya estaba lleno. Cambiar de hábitos es lo que tiene.

Nuno salió con el once previsto con las novedades respecto al último partido de De Paul por Rodrigo, Negredo por Alcácer y Otamendi por Orban. Quedaba por resolver la disposición del equipo. El técnico portugués, de inicio, volvió a insistir en la idea de Parejo pegado a la banda. Lo cierto es que el centrocampista de Coslada, en esta posición, aunque lastre el equilibrio táctico del equipo, tiene más protagonismo en la construcción del juego al quedar liberado de responsabilidades defensivas.  Ya dijo Nuno que el Valencia quería tener la posesión y Parejo es el mejor vehículo para poner en práctica esa idea. Aunque, a la postre, el Valencia no pudo poner en práctica un fútbol demasiado vistoso.   

El partido empezó con una buena pared entre Gayà y Piatti que permitió al lateral de Pedreguer ganar la línea de fondo muy cerca de la portería. Su ‘pase de la muerte’ no encontró rematador por poco. Se notaba que el Valencia quería incidir en una de sus señas de identidad esta temporada cuando juega en Mestalla, es decir, hacer un arranque de partido arrollador. Sin embargo, el Getafe estaba bien situado en el campo y consiguió frenar el impulso inicial de los locales. El partido estaba siendo igualado pero la calidad de los hombres de arriba del Valencia podía desnivelar la contienda en cualquier momento.  El equipo de Nuno tenía chispa en ataque, sobre todo, por la parte izquierda en la que funcionaba la sociedad Piatti y Gayà. Sin embargo, el juego colectivo blanquinegro se iba espesando. A partir del minuto 20 el Valencia tuvo una fase en la que acrecentó su dominio pero le costaba crear peligro. Después, a la media hora de juego, el Getafe le retomó el pulso al encuentro y la contienda se volvió a nivelar.  La mañana pasaba en Mestalla sin excesivas novedades sobre el campo. Había brega por parte de los dos equipos pero poco fútbol y muy pocas ocasiones.

De hecho, lo más relevante del partido hasta ese momento se produjo mientras ambos equipos se encontraban en los vestuarios. Un aficionado sobre el césped de Mestalla le pidió matrimonio a su novia y ella aceptó. Mestalla no lo celebró como un gol pero casi.

La segunda parte empezó con el Valencia buscando el gol con más determinación. El equipo de Nuno consiguió encerrar al Getafe en su campo. Parejo, definitivamente, ocupó el centro de la zona ancha y De Paul quedó más volcado a la banda derecha. Nuno había vuelto al 4-3-3.  En el minuto 54 el Valencia tuvo una ocasión clarísima. Barragán puso un centro medido a la cabeza de Negredo y el delantero blanquinegro respondió con un testarazo que golpeó violentamente en el poste. Poco después el que la tuvo fue Enzo Pérez que controló un balón en el área tras una gran jugada de Piatti por la izquierda. El ex del Benfica se acomodó el disparo pero su chut no cogió portería. El Valencia apretaba y Nuno decidió hacer el primer cambio: entró en el campo Feghouli por De Paul. El técnico portugués insistía en la idea del 4-3-3. Aún así, el equipo estaba poco preciso y Mestalla se empezaba a impacientar. Sin embargo, en el minuto 69 llevó la calma al coliseo valencianista. En una jugada sin aparente peligro Negredo le ‘robó la cartera’ al defensor que se durmió al despejar un balón y acabó despejando la pierna de ‘El Tiburón’. El 7 del Valencia fue el encargado de lanzar y convertir la pena máxima.  Al Valencia se le ponía de cara el partido. El equipo de Nuno encontraba recompensa al empuje con el que salió en la segunda parte.  El entrenador portugués decidió hacer el segundo cambio dando entrada a Rodrigo por Enzo Pérez. Un cambio ofensivo previsto con el 0-0 pero que Nuno mantuvo pese al gol. Una declaración de intenciones ambiciosa. Sin embargo, pese a la voluntad de Nuno, el Getafe, como es lógico, no se conformó con el resultado. El equipo azulón quiso tomar las riendas del partido pero las ocasiones más claras eran a favor del Valencia. El principal protagonista fue Rodrigo en dos ocasiones: primero  no pudo precisar el disparo tras una jugada maravillosa por la derecha de Feghouli que se fue de dos rivales y después lo intentó con un remate de cabeza que atrapó Jonathan. La exigua ventaja mantenía a Mestalla en vilo. El alivio sólo llegó cuando el colegiado señaló el final del partido. Antes, en el tiempo añadido, el Getafe tuvo una oportunidad clarísima para empatar con un doble remate de Álvaro Vázquez y de Sarabia que llegaron solos al área pequeña para empujar el balón. Afortunadamente, ninguno de los dos estuvo acertado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *