Tres puntos de sutura que ayudan a cerrar la herida

Victoria trabajada, sufrida y merecida del Valencia ante el Almería.


Al final de temporada se recordarán los tres puntos y no el sufrimiento pero el Valencia no lo pasó excesivamente bien para conseguir la victoria frente al Almería. El equipo andaluz respondió inmediatamente a los dos primeros goles marcados por los blanquinegros. El Valencia fue sometido a una prueba de carácter en un momento emocional delicado tras la eliminación copera. La buena noticia es que la superó aunque hubo que esperar al minuto 83.

Ambiente más frío que en anteriores jornadas en Mestalla. La eliminatoria contra el Espanyol ha tenido un impacto devastador entre la afición valencianista. Es la ley de la ilusión que es proporcional al desencanto. Los futbolistas fueron recibidos por el público con una tímida pitada y más asientos vacíos de lo habitual.

Nuno presentó el once previsto con Parejo, André Gomes, Enzo y Javi Fuego. Faltaba por conocer la disposición de ese medio campo. La duda se resolvió con Parejo jugando más volcado hacia la derecha y André Gomes hacia la izquierda y Enzo y Fuego ocupando la zona central. Rodrigo y Alcácer se situaron más arriba. El Valencia empezó dominador, queriendo llevar el peso del partido. Ése, sin duda, era el objetivo de Nuno al colocar cuatro mediocentros en el campo. Aún así, al equipo blanquinegro le faltaba velocidad a la hora de hacer circular el balón y apenas llegaba a la portería rival. La primera vez que lo hizo fue gol. Una buena combinación en la zona de tres cuartos acabó con el balón en las botas de Barragán que, desde la parte derecha del área, centró raso a Parejo que llegaba desde atrás. El capitán del Valencia conectó con el balón y lo envío al fondo de las redes. Era el minuto 11 y los locales empezaban a reconciliarse con su público. Pero poco. En la siguiente jugada Hemed empató el partido tras recibir un centro desde la izquierda de Wellington. El partido volvía a empezar tras un jarro de agua fría. Se repetían las constantes del encuentro: los blanquinegros dominaban pero sin excesiva profundidad. Los laterales, Barragán y Gayà, participaban bastante pero sin ganar la línea de fondo. No estaba funcionando del todo mal la apuesta de Nuno con Parejo y André Gomes interviniendo en la creación y dejando el carril libre para los laterales. En el minuto 25, una falta lateral sacada por Parejo puso en apuros a Cuesta, portero del Almería. Poco después, una buena jugada entre Parejo y André Gomes acabó con pase interior del portugués a Alcácer. El delantero de Torrent, ante la salida de Cuesta, cruzó el balón y por allí apareció Rodrigo para rematar a gol. El Valencia volvía a adelantarse en el marcador. Lo estaba mereciendo. Sin embargo, como había sucedido tras el primer tanto, el Almería respondió al momento. De nuevo Hemed, aunque esta vez de cabeza y con la ayuda de Enzo Pérez que desvió involuntariamente el balón, volvió a marcar para los visitantes. Otro golpe que, en esta ocasión, afectó al ánimo del equipo. En el minuto 35, tras  un saque de esquina Hemed remató al larguero con un poderoso testarazo. Mestalla reaccionó silbando. El marcador estaba siendo más loco que el juego. El Valencia controlaba aparentemente la situación pero el equipo andaluz estaba sorprendiendo con su pegada. En el minuto 40 Barragán se tuvo que retirar lesionado tras sentir molestias en la parte posterior del muslo. Para sustituirle entró en el campo Joao Cancelo. El árbitro señaló el final de la primera parte y pareció lo mejor que podía pasar. Mestalla despidió a los suyos con pitos.

El partido se reanudó con las mismas constantes vitales. El Valencia seguía algo apagado, acusando todavía el golpe del segundo gol almeriense. Con menos convencimiento en su propuesta. Aún así, poco a poco, el equipo blanquinegro volvió a hacerse el dueño del juego. Joao Cancelo cada vez progresaba más por banda derecha aunque al equipo todavía le faltaba claridad de ideas en la zona de tres cuartos. En el minuto 60 Nuno le quiso dar otro impulso a su equipo con la entrada de Negredo por Javi Fuego. El Valencia necesitaba los 3 puntos y, como dijo el entrenador portugués antes del encuentro "ya no hay excusas". El equipo se recompuso con Enzo retrasando su posición y Rodrigo volcándose a la derecha. Parejo y André Gomes se turnaron para actuar de falsos interiores izquierdos. El Valencia aumentó algo su ímpetu aunque seguía espeso. Negredo tuvo dos remates de cabeza que inquietaron a Cuesta. Ahora sí, el Valencia empezaba a apretar y el Almería a perder tiempo. Lo volvió a intentar Negredo tras un gran pase de Rodrigo pero el delantero madrileño buscó el gol sin ángulo con Cuesta fuera de la portería. Los minutos pasaban y el final se acercaba peligrosamente. Nuno agotó su última sustitución en el minuto 79 dando entrada a De Paul y retirando a André Gomes. El Valencia se equilibraba tácticamente con De Paul por la izquierda y Rodrigo por la derecha. El gol no llegó por milímetros en una acción en la que Rodrigo remató al larguero. Fue el anuncio de lo que estaba por venir en la siguiente jugada. Gayà se fue de su marcador por la izquierda y su centro templado fue rematado por Negredo que ejerció de 'tiburón' en el área ganándole la partida a los centrales con un salto lleno de fuerza y determinación. Quedaban apenas cinco minutos para llegar al final y, tras varios ataques del Almería, el árbitro señaló el camino de los vestuarios. Los futbolistas se fundieron en un abrazo, había sido una victoria sufrida. Hoy el equipo no estuvo brillante pero a final de temporada se recordarán, sobre todo, los 3 puntos      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *