Derbi azulgrana: El Levante gana en el intercambio de golpes

El equipo granota se impone al Valencia en una segunda parte vibrante. El Valencia controló la primera mitad y mereció más en el global del partido.


Gran ambiente en el Ciutat de Valencia que rozó el lleno. Poco más de mil seguidores blanquinegros ocuparon la grada visitante y unos cuantos más se diseminaron por el resto del estadio. La fiebre del nuevo Valencia conquistaba el campo del otro equipo de la ciudad y el partido todavía no había empezado. Desde los altavoces se recordó que el Levante era el equipo "decano de Valencia, el equipo de los valencianos y el equipo del pueblo". Desconocemos si el volumen de la música en la previa está siempre a tantos decibelios o fue una medida para tapar a la afición valencianista. En cualquier caso, rozaba lo molesto.

Nuno presentó un once con dos novedades importantes respecto al del último partido contra el Athletic. Como estaba previsto Negredo sustituyó al lesionado Alcácer y Carles Gil entró por Feghouli que apenas entrenó dos días con sus compañeros tras jugar con su selección. El Valencia se dispuso sobre el campo con André Gomes y Javi Fuego actuando de mediocentros y arriba Rodrigo por detrás de Negredo y Carles Gil y Piatti por las bandas, o por lo menos, eso se pudo intuir al principio porque enseguida se vio un 4-3-3 sobre el terreno de juego. Un sistema táctico flexible porque en muchas ocasiones Carles Gil se situaba en paralelo a André Gomes, Javi Fuego se retrasaba y Rodrigo ocupaba la demarcación de extremo.

Como era de esperar el Levante cedió la iniciativa del partido al Valencia. Algo peligroso dada la calidad que atesora el conjunto de Nuno como se pudo comprobar en la primera jugada del partido en la que Piatti y Negredo combinaron dentro del área aunque la acción no pasó a mayores. En los primeros minutos, de todas maneras, pasó poco por no decir que no pasó nada. El primer acercamiento claro llegó en el minuto 11 con una jugada de Negredo dentro del área que hizo un caño a su marcador sobre la línea de fondo y su 'pase de la muerte' fue rematado defectuosamente por Gayà. El Valencia se hizo poco a poco el dueño territorial. Algo parecido a lo que sucedía con su afición en las gradas. André Gomes cada vez participaba más en la construcción y Barragán penetraba con bastante facilidad por la derecha. Tardó 20 minutos el Levante en inquietar mínimamente la portería defendida por Diego Alves. Pero el Valencia seguía a lo suyo, con Carles Gil también muy participativo. Un disparo de Rodrigo desde fuera del área cuando se llegaba a la media hora de juego fue otro aviso del equipo blanquinegro. Pero el Levante tampoco renunciaba a llevarse los 3 puntos y la siguiente jugada de peligro la protagonizó Barral con un remate de cabeza que se fue por poco. Respondió el Valencia de nuevo el Valencia con una jugada por banda izquierda, un centro de Gayà y un remate de Negredo. En los últimos minutos de la primera parte se jugó menos y empezaron a saltar chispas entre los futbolistas. Al filo del descanso una acción de André Gomes por la izquierda con sus ya característicos recortes levantó los 'olés' en las gradas, o por lo menos, en parte de ellas. En la siguiente jugada Negredo reclamó un penalti que pareció claro pero el árbitro prefirió pitar el final de la primera parte.

El segundo periodo empezó con el partido algo deslavazado como los amplificadores de sonido que emitían un ruido extraño y desagradable. En el minuto 49 el Levante tuvo una clara ocasión con un remate de Casadesús . Respondió el Valencia con un disparo de André Gomes también excesivamente centrado. El partido se rompía. La siguiente intervención de Diego Alves fue milagrosa. El cancerbero brasileño sacó un balón imposible a Barral. Definitivamente, el choque se había convertido en un correcalles y la siguiente oportunidad fue para el Valencia pero el centro raso de Rodrigo desde la izquierda fue detenido por un defensor en el primer palo. Y así se llegó al gol del Levante en el minuto 58 obra de Casadesús que se impuso en el salto a Mustafi y su cabezazo acabó en las redes. Al Valencia se le complicaba mucho el partido y el Ciutat de Valpencia por primera vez en todo el choque era absolutamente granota. El Valencia intentó dar la réplica con un remate desde dentro del área de Rodrigo que estaba en buena posición pero Mariño reaccionó bien. Nuno decidió hacer un doble cambio: Parejo entró por Piatti y Feghouli por Barragán. La recomposición táctica del equipo no fue fácil de definir. Mustafi se escoró algo más a la derecha y Javi Fuego estuvo más pendiente si cabe de las tareas defensiva pero el Valencia atacaba con cuatro: Carles Gil por la izquierda, Feghouli por la derecha y Negredo y Rodrigo por el centro. El Valencia ahora contaba con el criterio de Parejo en la zona media para darle un poco de pausa al partido pero era imposible. El derbi había entrado en una fase de locura irremediable como se pudo comprobar entre los minutos 73-75. Primero Parejo empató el encuentro tras hacer una pared en la frontal del área con Negredo. El medio de Coslada se introdujo en el área con el balón y definió con acierto ante Mariño. No le dio tiempo a la afición del Valencia a saborear el tanto de su equipo porque en la jugada siguiente el Levante se volvió a adelantar con un auténtico golazo de Morales que envió el balón a la escuadra desde el pico derecho del área.  A falta de diez minutos para el final Rodrigo dejó su lugar en el campo a De Paul. Precisamente, el argentino sirvió un balón de oro a Negredo pero el delantero madrileño remató demasiado centrado. Una gran ocasión que el Valencia enviaba al limbo. El tiempo se acababa y al equipo blanquinegro le faltaba precisión en la zona de tres cuartos. Lo intentó De Paul con una magnífica jugada personal en el minuto 89 pero su disparo con rosca se perdió por muy poco. El Ciutat de València era una fiesta azulgrana, el mismo color que imperó en el derbi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *