Igualdad a cero

El Valencia no consigue pasar del empate ante un buen Athletic en un partido muy disputado.


No hubo gol en los primeros minutos, ni gol de a balón parado y el Valencia dejó relucir algunas carencias futbolísticas que se venían intuyendo en este excelente inicio de temporada. Sí que hubo enfrente un buen equipo al que le vino bien la desgracia de que se lesionara su delantero. La entrada de Beñat le dio al conjunto dirigido por Valverde el control en el centro del campo cuando el Valencia mejor estaba jugando. Empate justo en Mestalla entre dos equipos que se dejaron todo en el campo.

El partido empezó con unas condiciones climáticas favorables para el Athletic sobre todo porque Mestalla, pese a presentar un gran aspecto, tuvo más sillas vacías de lo habitual esta temporada. La lluvia, eso sí, no hizo mella en la animosidad de los asistentes.

Nuno salió con el once previsto, es decir, con el mismo del partido contra el Villarreal. La principal novedad se produjo en el futbolista descartado que en esta ocasión fue De Paul. El partido empezó con el Athletic llevando la iniciativa del juego. El Valencia cada vez más se define por este hecho, no le importa que el rival maneje el partido porque normalmente son posesiones sin incidencia ofensiva. A partir del minuto 10 el dominio territorial se empezó a equilibrar y al cuarto de hora llegó el primer disparo del partido. Rodrigo que no le pegó excesivamente bien pese a encontrarse en una buena posición dentro del área. Los minutos pasaban y, a falta de juego, quedaban los chispazos de los futbolistas con más calidad como la arrancada de André Gomes desde el centro del campo que acabó en falta. Piatti puso en juego el balón parado y Alcácer tuvo un remate franco de cabeza que desaprovechó. En el minuto 25, el Valencia generó otra ocasión con muy poco: Alves sacó de puerta, André Gomes peinó el balón, Piatti controló y consiguió meterse en el área entre los dos centrales y su disparo peligroso fue desviado por Iraizoz a córner. Los blanquinegros entraban en otra fase de juego, con más ímpetu, con una presión más efectiva y llegando a la portería rival. Mestalla cantaba el 'a por ellos'. El siguiente en poner a prueba su disparo fue André Gomes pero tampoco pudo direccionarlo entre los tres palos. Se cumplía la media hora de juego y el Valencia había cambiado respecto al de los primeros 20 minutos. Feghouli ayudado por Barragán entraba por la derecha con bastante facilidad y André Gomes en el centro del campo crecía hasta convertirse en el gigante que es. Rodrigo cada vez participaba más en su posición de mediapunta y el gol empezaba a rondar la portería de Iraizoz. Valverde se vio obligado a hacer una sustitución por lesión de Guillermo y Beñat salió al campo. Era el minuto 38. El cambio le salió bien al entrenador extremeño puesto que su equipo recuperó el centro del campo y en los últimos cinco minutos de la primera parte el Athletic le volvió a tomar el pulso al partido hasta el punto de que gozó de una clara ocasión de gol con un cabezazo de Viguera que equivocó la elección. Si hubiera controlado se hubiera plantado sólo ante Alves.

El segundo tiempo empezó con la buena inercia del Athletic. El Valencia, como en la primera parte, seguía sin conceder ocasiones pero el equipo bilbaíno había recuperado la iniciativa del partido definitivamente. La presencia ofensiva del Valencia se limitaba a alguna incursión de Feghouli. El tiempo pasaba y el partido requería un nuevo impulso por parte del equipo blanquinegro. Nuno decidió dar entrada a Negredo por Piatti. Quedaban 20 minutos y Mestalla veía al tridente por primera vez. Rodrigo pasó jugar por la izquierda y Negredo se quedó en punta con Alcácer. El Valencia tenía la predisposición pero faltaba juego, claridad y precisión. El Athletic, además, no renunciaba a llevarse el partido. La afición trataba de llevar en volandas a su equipo consciente de la importancia de la victoria. En el minuto 80 Feghouli dejó su lugar a Carles Gil. En el minuto 86 Diego Alves salvó al Valencia de la derrota con una parada milagrosa deteniendo un disparo a bocajarro.

Esta ocasión hizo que el público de Mestalla valorara más el punto conseguido. Los jugadores fueron premiados por el esfuerzo al final del encuentro con una gran ovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *