Fiesta completa

El equipo dirigido por Nuno vence con cierta comodidad al Elche con Peter Lim en el palco. El Valencia marca tres goles a balón parado y debuta Negredo


Mestalla vivió un partido histórico y no por la trascendencia de los tres puntos o, con todos los respetos hacia el Elche, por la entidad del rival. Peter Lim, el nuevo dueño del club del murciélago asistió a ver a su equipo un día después de que se cerrara la operación de compraventa. Sólo por eso el partido levantó mucha expectación aunque, en realidad, Mestalla leva respondiendo toda la temporada.

Sobre el terreno de juego el magnate singapurense pudo ver a un equipo sólido, sin excesivas florituras pero efectivo en ataque y serio en defensa. Nuno salió con el once previsto. La única duda que podía existir era quién se quedaba fuera de la convocatoria porque el técnico portugués citó a todo el equipo en previsión de que Peter Lim les fuera a visitar al hotel de concentración como así sucedió. Finalmente, los jugadores que no estuvieron en el banquillo fueron Jaume, Feghouli y Carles Gil lesionados y Zuculini y Joao Pereira por decisión técnica. Al lateral derecho la afición le mostró su apoyo con una pancarta colgada en el fondo sur en la que se hacía referencia a su profesionalidad.

El Elche empezó disputándole la iniciativa del partido al Valencia pero, a partir del minuto 5, los jugadores dirigidos por Nuno Espírito Santo se hicieron con el control del encuentro. Costaba hacer un juego vistoso por las imprecisiones y el rigor defensivo de los ilicitanos. Sin embargo, en el minuto 12 Mustafi remató un córner a gol. Piatti centró el balón desde la esquina izquierda del ataque valencianista y el central alemán, con un poderoso salto, ganó la partida a su marcador y cabeceó el balón ajustado al poste. El partido se ponía de cara de nuevo muy pronto y el Valencia empezaba a transformar lo sucedido en Riazor en un accidente. El equipo blanquinegro seguía poniendo en problemas al Elche en jugadas a balón parado. Y, de esta manera, volvió a llegar el gol en el minuto 17. Volvió a centrar Piatti pero, esta vez, desde el otro lado y al primer palo. Por allí apareció Parejo en carrera adelantándose a todos y tocó el balón de cabeza sorprendiendo a los defensores y a Manu Herrera. El Valencia, que hasta ese momento no había tenido excesiva brillantez, empezaba a gustarse y Alcácer y Rodrigo a punto estuvieron de trenzar una pared preciosa dentro del área .El equipo blanquinegro, como suele ser habitual, no tenía problemas en ceder la posesión al rival y esperar atrás. Ahora bien, cuando atacaba lo hacía de forma vertical y siempre amenazante. En el minuto 29 Rodrigo realizó una gran jugada individual por la derecha y se perfiló el disparo con la izquierda pero el balón no acabó de cogerle toda la rosca necesaria para que fuera entre los tres palos. Intentó esta misma jugada en otros momentos del partido pero sin suerte. El Valencia salía al contragolpe con mucho peligro como cuando Piatti estuvo cerca de hacer el tercero tras un centro raso de Parejo. En el final de  la primera parte el Valencia empezó a combinar con más fluidez.

Tras el descanso el Valencia siguió con la misma predisposición y, en el 48 Piatti disparó cruzado desde la izquierda del área y el balón se perdió por poco. Los locales cada vez estaban más cómodo en el campo y André Gomes aparecía con más frecuencia. Los minutos transcurrían sin mayores novedades. La gente disfrutaba del equipo y de la victoria. En el minuto 63 el Valencia sentenció el encuentro con una nueva jugada a balón parado. Otra vez en un saque de esquina lanzado por PIatti el equipo blanquinegro hizo mucho daño, aunque, en esta ocasión, parece que fue un futbolista del Elche el que puso, sin querer, el balón dentro de las redes. Rodrigo la tuvo en otra contra en el minuto 68 y, en ese momento, el estadio se vino abajo porque salió a calentar Negredo. Nuno realizó el primer cambio en el minuto 75 cuando Rober entró por Alcácer. Al poco, salió De Paul por Piatti. El partido no tenía más historia que esa, repartir minutos entre los menos habituales. En el 82 llegó uno de los momentos más esperados por el valencianismo: el debut de Álvaro Negredo. El futbolista madrileño la tuvo pero el guión soñado no se cumplió por escasos centímetros. De Paul puso un buen balón al hueco a Negredo y el delantero evitó la salida de Manu Herrera con una vaselina que se marchó alto por poco. No hubo guinda pero la satisfacción no se podía parar, ni siquiera el gol de Jonathas en el tiempo añadido empañó una jornada histórica en Mestalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *