Ja tenim equip!

El equipo de Nuno justifica la ilusión de su gente manteniendo la línea de esta pretemporada: seguro en defensa y con pólvora en ataque. Marcaron Alcácer y Rodrigo.


Nuno dispuso sobre el campo el sistema 4-4-3 con Rodrigo en el extremo derecho, Alcácer de punta y Piatti por la izquierda. En el centro del campo André Gomes y Parejo para llevar la manija y Javi Fuego guardándoles las espaldas. La zaga la conformaron Barragán, Vezo, Otamendi y Gayà y Diego Alves ocupó la portería. El Milan, pese a estar en horas bajas, presentó en su once jugadores de primer nivel como El Shaarawy o Muntari . El Valencia empezó el partido queriendo llevar la iniciativa pero faltaba algo de pausa. Cuando atacaba el Milan, el equipo de Nuno tampoco tenía problemas en replegarse y esperar.  Algún destello de Rodrigo fue celebrado por la grada pero, en general, en el primer cuarto de hora, los dos equipos jugaron a verlas venir.  Hubo que esperar al minuto 17 para ver el primer disparo a puerta del Valencia. Rodrigo hizo lo más difícil yéndose de dos defensores en el área pero no pudo darle ni potencia ni colocación a su disparo con la izquierda. Poco después, Zapata, un 'amico' colombiano, le dio un pase a su compañero en el medio campo. Alcácer, atento, interceptó el balón, vio a Diego López adelantado y desde más de 30 metros envió el balón al fondo de las redes en un auténtico golazo. Sin más fútbol que degustar la noche parecía que iba de golazos porque, a la media hora de juego, el japonés Honda lanzó una falta espectacular imposible de atajar para Diego Alves. El Valencia espoleado por el empate y por su público dio la réplica inmediatamente. Primero, gracias a un balón que se le escapó a Diego López que generó mucho peligro en su propia portería y, después, con una falta de Parejo en posición muy ventajosa que golpeó en la barrera. El equipo de Nuno se hizo, poco a poco, dueño del partido en la medida en que Parejo aparecía más. A falta de cinco minutos para que acabara la primera parte Gayà hizo una jugada por la izquierda marca de la casa: se fue del defensor y puso un centro envenenado al área que no encontró rematador en primera instancia. El balón acabó en la parte derecha del área en las botas de Rodrigo. El ex jugador del Benfica, como había hecho a principio del partido, se fue de dos marcadores pero, en esta ocasión, su disparo seco al palo corto fue imparable para Diego López. El Valencia veía recompensado su dominio y se ponía por delante en el marcador. A raíz del gol y hasta llegar al descanso el Milan asumió el control de juego y, justo antes de que Mateu Lahoz señalara el camino de los vestuarios, El Sharaawy estuvo cerca de hacer el empate.

Nada más empezar la segunda parte Nuno hizo los dos primeros cambios dando entrada a Feghouli y De Paul por Alcácer y Piatti. El jugador de Torrent estuvo cerca de hacer su segundo gol en una jugada anterior pero las ansias le llevaron a estar en posición adelantada cuando recibió el pase de Parejo. El Valencia afrontó la segunda parte esperando al Milan, presionando en determinados puntos del campo, como quiere Nuno y saliendo rápido a la contra. En uno de esos ataques André Gomes condujo con potencia en el medio del campo y le puso un gran pase a Rodrigo que se perfilo el chut con la derecha sin poder definir con contundencia. En el 57 Nuno siguió moviendo el banquillo: Alves dejó su lugar a Yoel, Gayà a Orban y Vezo a Mustafi. El Valencia jugaba casi con un 4-5-1. Los extremos, Feghouli por la derecha y De Paul por la izquierda, actuaban en paralelo a los tres del medio campo. Incluso Parejo y André Gomes adelantaban un poco su posición por detrás de Rodrigo sólo en punta.  Defensivamente el Valencia estaba bien, con Otamendi demostrando su jerarquía y comandando la zaga. Nuno, desde la banda, aplaudía el trabajo de sus jugadores. Y el Valencia, ofensivamente, tenía chispa como se demostró en una contra lanzada por De Paul que puso un buen pase a Feghouli al espacio. El argelino llegó algo forzado y su disparo cruzado no cogió portería. La gente seguía disfrutando del espectáculo. También cuando Yoel sacó de forma milagrosa con la yema de los dedos un cabezazo de Essien. La ola mexicana dio unas cuantas vueltas al campo y eso, en un Mestalla lleno, es cuanto menos espectacular. Nuno realizó sus últimos tres cambios: se fueron André, Parejo y Rodrigo y entraron Carles Gil, Guardado y Rober. El equipo, de esta manera, dibujó un 4-4-2 en el campo con De Paul y Carles Gil como hombres más adelantados y Guardado y Javi Fuego en el mediocentro. El Valencia, en esta nueva versión estuvo más incisivo en ataque.  El partido no dio para más y el equipo de casa se llevó su propio trofeo, la alegría de la gente y un clásico en el ambiente… Ja tenim equip!    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *