Buenos argumentos pese al resultado

El Valencia pierde en el tiempo añadido un partido en el que cumplió con lo que tenía programado con bastante solvencia. Hasta el gol del United defendió bien y salió al contragolpe y cuando asumió riesgos generó ocasiones y empató.


El equipo de Nuno demostró en Old Trafford que va a ser un equipo difícil de superar, de hecho, el United no lo consiguió hasta el minuto 92 del partido. Buen ambiente en el 'Teatro de los sueños' aunque lejos del lleno. Un pequeño pero ruidoso grupo de valencianistas acompañó a su equipo.

Nuno dispuso sobre el campo una variante interesante. El técnico portugués, en una entrevista concedida a la televisión del club en la víspera del partido se mostró preocupado por cómo defender el 3-5-2 de Van Gaal. Nuno optó por formar con un 4-4-2 con los interiores muy pendientes de defender casi como laterales. La principal novedad fue la presencia de André Gomes por la izquierda cuando hasta el momento había jugado por el centro. El equipo titular fue el esperado pero no el sistema, por lo menos de inicio.

El Valencia empezó dejando la iniciativa del partido al United. Los blanquinegros, bien plantados sobre el campo y generosos en las coberturas mostraban empaque y solidez defensiva. Los ingleses se limitaban a marear el balón sin opciones de chutar a puerta. El Valencia, además, advirtió pronto del peligro que podía llevar. Parejo puso un pase entrelíneas raso al espacio para Paco Alcácer. La jugada acabó en nada pero hacía ver que el equipo de Nuno había viajado a Manchester para ganar el partido. El Valencia presionaba bien, recuperaba el balón y salía con una velocidad y verticalidad hacia la portería de De Gea. Feghouli volvió a ganar la espalda a la defensa del United pero no pudo concretar su centro raso. El argelino por la derecha y André Gomes por la izquierda se fajaban en defensa e impedían el juego ofensivo de los ingleses por banda. A partir del minuto diez el partido se descontroló un poco: el Manchester le dio más brío a su juego pero ni siquiera así generaba excesivo peligro. El Valencia no pasaba apuros pero tampoco salía a la contra como al principio del encuentro. Hubo que esperar a minuto 27 para ver un disparo raso de Feghouli desde fuera del área. Pasada la media hora de juego el árbitro puso de su parte para que la presentación del United fuera feliz. Avisó primero con una falta en el borde del área inexistente y, en la jugada siguiente, redobló la apuesta y decidió señalar penalti en un salto limpio de Barragán que interpretó como falta. Rooney lanzó la pena máxima al poste y Diego Alves aumentó su estadística. El partido no estaba siendo excesivamente vistoso pese a que André Gomes hizo una jugada por banda izquierda mareando al lateral con sucesivos recortes. Al final de la primera parte el Valencia se vino más arriba. El árbitro pitó el final de los primeros 45 minutos y ninguno de los dos equipos había hecho méritos suficientes como para marcar.  

La segunda parte, sin embargo, empezó con un gol del equipo de Manchester. Tras un saque de esquina el rechace quedó al borde del área para Fletcher sin que ningún jugador del Valencia anduviera cerca. El disparo del mediocentro 'red' golpeó en un defensor del Valencia y acabó alojado en las redes de la portería de Diego Alves. El equipo de Nuno había estado jugando hasta ese momento a una cosa: mantener el empate y sorprender en algún ataque. Ahora, sin nada que defender, se imponía un cambio en la actitud del equipo, jugar a otra cosa. El técnico portugués lo buscó de la manera más directa: dando entrada al campo a De Paul por Alcácer y a Piatti por Feghouli y variando el sistema táctico pasando a jugar con un 4-3-3. El partido quedó más abierto, con más alternativas en ambas porterías. La tuvo Rodrigo en el 62 con una penetración en el área pero su disparo acabó siendo desviado por el defensor. Poco después, un gran cabezazo de Rodrigo tras saque de esquina fue sacado desde la línea de gol por Chicharito Hernández. El Valencia estaba jugando más tiempo en campo del Manchester que defendiendo y, en el minuto 70, llegó el gol del empate. Parejo sacó una falta desde la derecha de la zona de tres cuartos al corazón del área. Tras un fallo garrafal del zaguero el balón cayó a Rodrigo que no perdonó frente a De Gea. Espoleado por el gol el Valencia creció en el partido y, en una acción posterior, tras una combinación rápida en el frente de ataque, el balón acabó en Gayà que ganó la línea de fondo. El centro del jugador de Pedreguer fue rematado por Piatti en el primer poste sin suerte cuando estaba en una posición inmejorable. Guardado entró en el campo por André Gomes que hizo un buen partido, mostrando consistencia en un gran escenario. Lo seguía intentando el Valencia que tenía el viento del partido a su favor. Un centro chut de Gayà generó el desconcierto entre la defensa del United. Respondió el equipo inglés con un disparo de Rooney pero el Valencia ya iba decididamente a por el partido. Estuvo a punto de conseguir el gol de la victoria con un chut de Parejo y el remate forzado de Rodrigo en el rechace. En los últimos minutos del encuentro, eso sí, el United volvió a encerrar al Valencia en su campo. A falta de dos minutos para que se acabara el tiempo reglamentario Vinícius salió al terreno de juego por Rodrigo. Y, en el añadido, el equipo inglés marcó el gol de la victoria. Una desafortunada salida de Diego Alves en un balón colgado desde lejos dejó el balón franco para Fellaini que controló y marcó a puerta vacía.

Pese a la derrota el Valencia se puede ir de Manchester con la sensación del deber cumplido. Es muy importante que el equipo sea versátil, que tenga recursos para leer los partidos y sea capaz de cambiar su propia dinámica sobre el campo y eso es lo que sucedió en Old Trafford. Cuando tuvo que defender el United fue incapaz de crear peligro y cuando buscó el gol lo encontró merecidamente.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *